Migas y melón para los mayores en el Palacio de Congresos

En la mañana de este día 15 de agosto, los más mayores de la ciudad disfrutaban de la fiesta homenaje en su honor, que todos los años organiza el ayuntamiento de Huesca, coincidiendo con el último día de las fiestas. Minutos antes de las 9 y media de la mañana, las colas ante el Palacio de Congresos eran llamativas, además de las ganas que tenían los mayores de disfrutar. La espera, el frío y viento se hacían más llevaderos con la música de la charanga, con la que algunos hasta se animaban a bailar.

Cuando se abrían las puertas, la avalancha en busca de un sitio en el que sentarse con un plato de migas y melón, agua y vino, recordaba las mejores imágenes de los inicios de rebajas. Poco a poco, las más de 700 personas que se habían reunido iban comiendo su almuerzo, mostrando un auténtico apetito y reconociendo que estaban deliciosas. Para ello, un año más y van más de 30, ha sido necesario el buen trabajo de expertos en dar de comer a tanta gente. Los denominados "Amigos de las migas" comenzaban a cocinar las migas, a las 6 de la mañana, en grandes paelleras. Para confeccionar el menú utilizaban 120 kilos de pan, 20 kilos de chorizo, 20 de longaniza, 20 de panceta, 5 kilos de sebo, 10 cabezas de ajo, 5 kilos de pasas y entre 10 y 12 litros de aceite.

Los mayores, realmente agradecidos, se mostraban satisfechos con el almuerzo. Muchos de ellos, incluso, repetían.

Tras el almuerzo, la charanga interpretaba varias piezas y algunas parejas se lanzaban a bailar en una improvisada pista de baile, con el que bajar las migas recién comidas.

En el acto se encontraban presentes el alcalde de Huesca, varios concejales, así como las mairalesas, todos ellos disfrutando al ver cómo los mayores pasaban una mañana agradable.

En este acto también se han otorgado los trofeos de todas las competiciones, que se han disputado estos días con auténticos expertos: guiñote, dominó, parchís, hoyete, tejo, rana y petanca. Unos cuantos mayores han compaginado deporte y diversión, algo que se ha visto recompensado. En esta ocasión, como novedad, este acto se celebraba en la Sala Multiusos del Palacio de Congresos, para que también los mayores pudieran conocerlo.

Y tras el almuerzo y los premios, llegaba el momento de volver a casa, o de continuar disfrutando de los actos de las fiestas.

Comentarios