Diego Ballesteros llegará el sábado a Pekín y concluirá su reto "De la Expo a las Olimpiadas"

Al deportista barbastrense, Diego Ballesteros, que partió desde Expo Zaragoza 2008 el pasado uno de mayo, sólo le faltan 450 kilómetros para llegar a Pekín y terminar su reto que consistía en unir dos grandes acontecimientos como son La Exposición Internacional de Zaragoza y los Juegos Olímpicos de Pekín. Ballesteros ha recorrido en bicicleta 12.550 kilómetros y tiene previsto terminar esta aventura este sábado por la noche para recibir el homenaje y participar en una recepción oficial el domingo por la mañana.

Diego Ballesteros ha explicado a Radio Huesca Digital que la etapa de este miércoles “ha sido muy dura con mucho desnivel” y siempre ha rodado por encima de los dos mil metros de altitud”. Ballesteros se encuentra muy cansado pero la idea de llegar muy pronto a Pekín le anima para seguir adelante y realizar los 450 kilómetros que le faltan para completar el recorrido.

El deportista barbastrense espera llegar a Pekín el sábado por la noche y el domingo a las doce participar en la recepción oficial y en la clausura de los juegos olímpicos para posteriormente preparar el regreso a España.

Diego Ballesteros tiene “la moral alta por la distancia que le queda” pero hasta que no se aproxime más a Pekín no va a estar tranquilo puesto que en esta larga expedición le ha ocurrido de “todo”.

Para lograr esta hazaña, Ballesteros lleva cuatro meses pedaleando a través de dieciséis países: Francia, Mónaco, Italia, Eslovenia, Croacia, Serbia, Bulgaria, Grecia, Turquía, Irán, Turkmenistán, Uzbekistán, Tayikistán, Uzbekistán, Kirguizistán y China.

Diego Ballesteros cruzó la frontera de China hace veinte días y desde entonces se ha encontrado con las mayores dificultades del viaje, desde problemas burocráticos hasta la dura orografía de la parte occidental de China, una zona muy árida y con muchos desniveles.

Diego Ballesteros tiene 34 años y es, en la actualidad, profesor de Instituto. Este deportista explicaba en la presentación del reto que la idea comenzó a fraguarse en el año 2005 tras conocer la hazaña de un deportista madrileño que había viajado hasta Katmandú, pero una operación de ligamentos de rodilla retrasó este proyecto.

Ballesteros realiza su viaje con una bicicleta de carbono VCR a la que ha unido un pequeño carro en el que transporta su equipaje. Además del carácter deportivo del viaje, Diego Ballesteros declaraba que su viaje también tiene un carácter “cultural”, teniendo en cuenta la cantidad de países que atraviesa. La iniciativa de Ballesteros cuenta con el respaldo de la Exposición Internacional de Zaragoza, la Diputación Provincial de Huesca, el Ayuntamiento de Barbastro y Montañeros de Aragón en Barbastro, entre otras instituciones y entidades.

Comentarios