Una fuerte tormenta de granizo ocasiona daños en Sabiñánigo

Aproximadamente a las cinco y media de la madrugada del viernes, una fuerte granizada con lluvia se abatió por espacio de unos veinte minutos sobre el municipio de Sabiñánigo, centrándose el granizo fino, pero en gran cantidad en la zona de Puente Sardas. Lo que obligaba a la intervención de los Bomberos del Alto Gállego, cuyo responsable, Oscar Aguarta, ha indicado que " habían recibido un aviso de la Policía Local. comunicando que en algunas calles, como la Avenida de Biescas se había embalsado agua, con un metro de profundidad".

El granizo también afectado " a detalles de las maquetas de Pirenarium, ya que el granizo ha caído, después de la lluvia de manera racheada, perjudicando a zonas de las maquetas con salientes, ventanas, balcones o detalles que se colocan en torno a las mismas", ha indicado su director gerente, Arturo Almuzara.

En algunos tramos de la calles afectadas, como la Avenida de Huesca se acumulaba un metro cúbico de granizo. Igualmente se ha visto perjudicados huertos situados en la zona de Puente Sardas, garajes, bajos, algunos arboles de la localidad y en persinas.

Con relación al Parque de los Pirineos los bloques de hielo han impactado contra las maquetas que alberga el parque y se han contabilizado un total de 250 incidencias. "No obstante la instlación ha sido abierta a las once de la mañana con gran afluencia de visitantes, y así lo seguirá haciendo. Los trabajos de reparación y mantenimiento se alternarán con las visitas, que no sufrirán perjuicios por esta eventualidad." ha indicado el reponsable del parque.

La granizada, intensa y de poca duración, ha provocado la rotura de almenas, barandillas y verjas de los monasterios recreados, así como ventanas, muñecos o trenes turísticos. No obstante, y debido a la resistencia del material con el que trabaja el parque (poliuretano de alta densidad), los daños han sido mínimos, aunque necesitarán, como ha comentado su gerente, Arturo Almuzara, “entre 1.000 y 5.000 horas de trabajo para su restauración”. El coste económico, de momento, no se ha cuantificado.

Las obras que más han recibido el impacto del efecto meteorológico han sido aquellas que cuentan con elementos pequeños y delicados. El poliuretano, ha explicado Almuzara, “absorbe el choque en elementos de tamaño importante, y tan sólo se trabaja para devolverlo a su estado natural, sin cambios”. Algunos de los elementos más pequeños, en cambio, se han arrancado de base (unos 60 metros de barandilla, por ejemplo) “y se tendrán que reelaborar de nuevo”.

Los trabajos de mantenimiento, de los que se encargarán un grupo de seis maquetistas de Zaragoza, se alternarán hasta septiembre con las visitas “pero no influirán para nada”, ha especificado Almuzara. Ya en el próximo mes, el parque utilizará los días laborables para normalizar todas sus figuras.

De momento, carteles informativos explican en el recorrido la causa de los pequeños desperfectos que pueden apreciarse en las obras. “Queremos decir la verdad a la gente, ya que si uno ve una almena rota no se alarma, pero si observa cinco o seis juntas puede pensar que es por dejadez o falta de mantenimiento; y no es el caso”, ha aseverado el gerente.

Además de en barandillas y almenas, la tormenta ha causado desperfectos en una de las principales obras del recinto. La reproducción de la Basílica del Pilar, de importantes dimensiones, ha recibido el impacto de 70 u 80 bloques de hielo en su pared norte, la misma que a principios del siglo XIX sufrió los efectos de los cañonazos de los franceses. “Parece una recreación histórica”, ha bromeado Almuzara.

Por otra parte, la estación internacional de Canfranc también se ha visto mermada. Un ejemplo de la magnitud de la tormenta, y del desastre que podría haber causado de no utilizar el material correcto en las obras, se ha recogido en la Gran Maqueta de los Pirineos.

Comentarios