Concluye la Movida Cinca Medio 2008

Una gran fiesta de disfraces en Monzón se ponía el punto y final a La Movida 2008, el programa del Servicio Social de Base de la Comarca del Cinca Medio dentro de una de sus prestaciones básicas, el apoyo a la unidad de la convivencia. En total, alrededor de 580 niños han participado en la programación preparada durante los meses de junio, julio y agosto en Monzón y, de modo itinerante, por todas las poblaciones del Cinca Medio.

Los juegos, excursiones y talleres han protagonizado la programación en la que, como novedad, se han incluido actividades específicas para los más mayores (campeonato de la ‘play station’, ‘paintball’ o excursiones a lugares como la Peñeta Blanca, en el río Sosa, o al centro de interpretación de la Pinzana), que han tenido una gran aceptación. Y todo bajo la supervisión de 12 monitores de tiempo libre, a los que se han sumado siete más en prácticas; 10 voluntarios y dos trabajadoras del Servicio Social de Base.

Desde el Servicio Social de Base, destacan el número de participantes en los pueblos, entre los que destacan cifras como los 40 de Binaced, la treintena en Alcolea en una sola semana; la veintena de Santalecina, Pomar o Albalate y los 10 a 15 de Alfántega, Selgua y Estiche. A ellos hay que sumar el total de 326 en Monzón, con asistencias medias al día de unos 150 niños. Cabe destacar que las cifras totales (unos 580 niños) superan a las del año pasado, con 549.

Este ha sido el decimoctavo año que el Servicio Social de Base del Cinca Medio pone en marcha La Movida en Monzón y el octavo que se desplaza a las poblaciones de la comarca, acercando los servicios socio-comunitarios al medio rural y una oferta de tiempo libre para los chavales.

Cabe recordar algunos objetivos generales de este programa de Educación y Animación Sociocultural con Menores en el Medio Rural, posible gracias a un convenio entre la Comarca del Cinca Medio y el Instituto Aragonés de Empleo, con un presupuesto total de más de 67.500 euros. Así, se posibilita la oferta de un espacio y tiempo donde los niños y adolescentes puedan desarrollarse como personas, a través de la educación y formación en habilidades sociales, relacionales, culturales, deportivas y manuales; se crea un ambiente lúdico-educativo donde aprenden a compartir, responsabilizarse y trabajar en grupo; se ofrece un servicio de apoyo a las familias donde los padres trabajan y no pueden atender todo el tiempo de ocio de sus niños; y se posibilita la introducción en el mundo laboral a los jóvenes formados en animación y trabajo sociocultural.

Comentarios