Más de 36.600 personas atendidas por el protocolo del Pabellón de Aragón

Un equipo compuesto por 16 personas es el encargado de recibir a los numerosos grupos, autoridades, delegaciones oficiales y personal vip entre el que se encuentran artistas, políticos o empresarios que visitan el Pabellón de Aragón en la Exposición Internacional de Zaragoza. El enorme interés que ha despertado la “gran cesta de frutas” se demuestra en el elevado número de visitas concertadas que el equipo de protocolo atiende diariamente. De hecho, desde el comienzo de la Exposición Internacional el pasado 14 de junio, más de 36.600 personas han sido atendidas por el equipo de protocolo del pabellón aragonés en 2.000 grupos y 230 visitas vip.

Como reconoce, Ángela Escoriaza, una de los dos coordinadores de protocolo del Pabellón de Aragón, está siendo un trabajo tan intenso como interesante, “se trata de una grata experiencia que me ha reportado un enriquecimiento personal y profesional” añade la experta en protocolo.

El equipo de protocolo lo integran doce guías (cuatro hombres y ocho mujeres), dos coordinadores, un director de proyecto y otro técnico que confirma visitas de grupos desde la oficina de Viajes Orienta, empresa encargada de prestar este servicio en el Pabellón de Aragón. Los guías se encargan de realizar visitas por el interior del edificio, y tienen capacidad para hacerlo hasta en seis idiomas: castellano, inglés, francés, italiano, ruso y ucraniano.

Las visitas de grupos se organizan para un máximo de quince personas, con el fin de que todos los asistentes puedan escuchar sin problemas las explicaciones del guía. Cuando los grupos son más grandes, se dividen para facilitar la circulación por el recinto. Tal es el caso de las visitas realizadas a empresas colaboradoras o patrocinadoras, que han llegado a reunir a 400 personas.

Delegaciones oficiales

A pesar de que el Pabellón de Aragón no figura en el recorrido oficial de las delegaciones nacionales, la mayoría de ellas deciden incluir una visita al edificio en su trayecto. Las delegaciones oficiales de países, comunidades autónomas y empresas que se han atendido en el Pabellón de Aragón han sido Portugal, Qatar, Alemania, Francia, República Dominicana, Austria, Dinamarca, CARICOM, Santa Sede, Colombia, Egipto, Andorra, Uruguay, Japón, Nepal, Cuba, Mozambique, Níger, Afganistán, Pakistán, Panamá, Emiratos Árabes Unidos, Sudán, Tailandia, Libia, Hungría, Castilla La Mancha, Cantabria, Baleares, Canarias, Asturias, Andalucía, Galicia, la Diputación Provincial de Zaragoza, CAI, Acciona y Correos.

Las delegaciones oficiales son recibidas en el palenque por la dirección del Pabellón de Aragón y por un consejero del Gobierno autónomo. Posteriormente acceden a la segunda planta, donde firman en el Libro de Oro, antes de contemplar el audiovisual de Carlos Saura que se proyecta en la primera planta del edificio.

Los cabezas de las delegaciones reciben un regalo protocolario integrado por varios elementos, como un grabado de Andrés Navarro (uno de los arquitectos del Pabellón de Aragón), un libro/catálogo del Pabellón coordinado por Kike Calvo, un catálogo de la exposición de arte de la primera planta denominada El agua y sus sueños contemporáneos y una caja de frutas de Aragón.

Otras visitas

Pero las visitas de las delegaciones oficiales son sólo una pequeña parte del trabajo de protocolo. Diariamente el Pabellón de Aragón recibe a decenas de grupos que han concertado previamente su visita, además de a personalidades, artistas, deportistas, autoridades etc. Cristina Hoyos, Luis Eduardo Aute, Miguel Ángel Berna, Javier Coronas, Lucía Bosé, Carles Francino, Karl Habsburg (nieto del último emperador austro-húngaro), José Ramón de la Morena, Luis del Olmo, la compañía de teatro La Cubana, Miguel de la Quadra Salcedo y la ruta Quetzal, Emilio Butragueño, Víctor Ullate, Santiago Auserón o el presidente del equipo NBA de los Detroit Pistons son sólo algunos de los nombres que han visitado el Pabellón de Aragón.

Desde el pasado 14 de junio, el Equipo de Protocolo ha vivido anécdotas y curiosidades todos los días. Como la que protagonizó el Príncipe Heredero de Japón Naruhito el pasado 20 de julio. Desde su servicio de protocolo se avisó de que sólo tenía 10 minutos para visitar el Pabellón de Aragón, por lo que hubo que disponer la mesa de firmas y el Libro de Oro en el palenque para ahorrar tiempo. No obstante, el audiovisual de Carlos Saura gustó tanto al Príncipe Heredero que permaneció 20 minutos en el interior.

Otras muchas anécdotas se generan en el momento de la entrega de presentes. El Pabellón de Aragón siempre realiza un regalo a las delegaciones oficiales que lo visitan, sin embargo algunas delegaciones no tienen previsto este gesto. Eso ha provocado que en alguna ocasión las delegaciones oficiales envíen a alguno de sus miembros a por un regalo para la Comunidad Autónoma anfitriona de la Expo.

Comentarios