Prioridad en las rotondas

Nuria Garcés

No deja de ser curioso cómo tantas veces, los deseos de los ciudadanos no son atendidos, al menos de forma inmediata, por las administraciones. Si uno sale a la calle, grabadora en mano, y pregunta cuál es la rotonda más necesaria en el cruce más peligroso de la ciudad, se encuentra con que la mayoría de la gente sin dudarlo dice que la Rotonda del Sepes. Se ha acabado denominando así a la que daría una mayor fluidez de paso desde la N-240 o paseo Ramón y Cajal hacia la Ronda de la Industria en el Polígono Sepes.

Está previsto construir esta rotonda, de hecho hay proyecto y financiación en el ayuntamiento de Huesca, a raíz las negociaciones que se mantuvieron con el Ministerio de Fomento tras la cesión de las antiguas travesías. Sin embargo, e incomprensiblemente, las obras no comenzaron por la zona más urgente (Ramón y Cajal), sino por la otra entrada a la ciudad (Martínez de Velasco) donde ya se construyó hace unos años la rotonda frente al Hospital San Jorge, que tanta prisa corría.

Uno se pregunta en qué se basó el ayuntamiento para decidir empezar las obras por un sitio y no por otro. Más que nada, porque la urgencia estaba en la carretera de Barbastro, donde día tras día, la gente se juega el tipo en un peligrosísimo cruce en el que, además, los conductores desconocen las prioridades de paso, con lo que la cosa se complica todavía más. ¿Era más urgente hacer las rotondas de los cruces de la ITV, del Cuartel de la Guardia Civil o del Alcoraz que la del Sepes? Lo dudo. ¿No debería actuarse por prioridades y atendiendo a aquellas cuestiones más prioritarias?

Comentarios