La Plataforma No Hablamos Catalán pide una consulta popular sobre la lengua

La Plataforma No Hablamos Catalán sigue su ronda de conversaciones con los partidos políticos. Recientemente se han reunido con Los Verdes de Aragón a quienes presentaron una amplia documentación sobre los orígenes del aragonés oriental así como un compendio filológico que avala los razonamientos aragonesistas respecto a las modalidades lingüísticas que se hablan en la zona oriental de Aragón. Asimismo, desde la Plataforma expusieron también argumentaciones sociolingüísticas que rechazan la imposición del catalán.

Por su parte, desde Los Verdes se recogió la documentación aportada, se intercambiaron pareceres y se comprometieron a estudiar el tema de la Ley de Lenguas profundamente. Los Verdes informaron de que no tomarán ningún posicionamiento al respecto hasta que profundicen bien en el tema y realicen una asamblea dentro de la formación. Paralelamente se trataron temas de otra índole y se intercambiaron opiniones respecto al proyecto de Gran Scala, el vertedero de Huesca o la defensa de los animales. El partido ecologista afirmó defender en todo momento la libertad y los derechos de las personas

La Plataforma y la formación ecologista coincidieron en apostar por la convivencia desde la diversidad respetando todas las opciones individuales, religiosas y políticas y rechazando de lleno cualquier actitud intolerante, antidemocrática o violenta.

Paralelamente, la Plataforma exige al Gobierno de Aragón que se celebre una consulta popular en el Aragón Oriental para dejar que sean los hablantes los que decidan sobre el futuro de su lengua, pues no son ni los políticos ni los lingüistas los que deben decidir e imponer una lengua, sino que son los propios hablantes los únicos que tienen el derecho de decidir cómo quieren hablar y cuál es la denominación que le dan a su propia lengua.

El hecho de que se haya redactado un anteproyecto de Ley de Lenguas sin consultar ni con los hablantes ni con las asociaciones culturales de la zona afectada, significa, para la Plataforma, que no se quiere o no interesa contar con la opinión de los propios hablantes, algo que la Plataforma considera muy significativo y poco democrático.

En caso que la DGA no realice dicho referéndum, la Plataforma estudia la posibilidad de organizarlo simbólicamente dados los apoyos recibidos por muchos vecinos de las comarcas orientales. La consulta se realizaría en todas las comarcas con la colaboración de diferentes vecinos de la zona que se han ofrecido ya a la Plataforma para ayudar en dicho cometido.

Además, la Plataforma anunciará en breve nuevas movilizaciones para el mes de septiembre así como otras novedades importantes que confirmará en las próximas semanas.

Finalmente, la PNHC ha realizado ya diversas gestiones para que, llegado el caso, se presente un recurso de inconstitucionalidad y, en último extremo, acudir a Estrasburgo y denunciar la imposición de una lengua en un territorio europeo en el que sus habitantes conviven secularmente con su lengua materna aragonesa y con la lengua oficial del Estado. La PNHC considera inconstitucional, por ejemplo, que se cambien los topónimos de su lengua materna al catalán o que para opositar en Aragón tengan mayor puntuación aquellas personas que sepan catalán.

Comentarios