La cuesta de septiembre

José Luis Rodrigo

Septiembre ha desbancado, creo yo, a enero con su famosa “cuesta” y con el inicio de un ciclo anual. Es cierto que las navidades son fechas de mucho gasto y que cada año provoca una nueva estrategia en la economía de la familia. Lo que ocurre es que septiembre no tiene paga extra. Ahora este mes se presenta como uno de los más complicados para las familias y la economía del país.

Al apretón habitual por los gastos de las vacaciones, extras de verano y de la “vuelta al cole” (825 € por niño), se suman una larga lista de inconvenientes y amenazas que van desde el encarecimiento de las hipotecas, pérdida del puesto de trabajo y por tanto aumento de paro, subida del Euríbor, descenso en la venta de pisos, indefinición bursátil, incremento de la tarifa eléctrica, el precio de la gasolina por las nubes, los alimentos básicos por encima de lo que debería ser normal, el batacazo que se ha producido en los últimos meses en la venta de coches y la pérdida de ventas del comercio tradicional.

El consumo se ha frenado de golpe. Por ejemplo; ya no se venden LCD. Se pisó el acelerador y se vendió todo para la Eurocopa y los Juegos Olimpicos. Ahora se come mucha pizza y poco chuletón.

A esto hay que sumar, lo que se ha calificado en “crisis postvacacional” o “pereza” por la vuelta al trabajo, al colegio y a las tareas de rutina de cada día. Lejos queda el sol y la arena de la playa o el aire puro y el paisaje de la montaña. Por adelantar, hasta hemos recortado el verano, que finaliza el día 21 de agosto. Esta semana de transición dará paso al verdadero inicio de cada año, con la vuelta al colegio, el día 8, tras el arranque de la nueva temporada en los medios de comunicación, que por cierto, también marcan el final del verano.

En tan sólo unos meses hemos pasado en España de la euforia a un panorama poco alentador y que pone de manifiesto que la actual crisis se recrudecerá todavía está en sus inicios. Dicen los expertos que lo peor está por venir

Comentarios