Fernando Garrido y Javier Dumall, dos jacetanos en el Muztagh Ata

Fernando Garrido

Los montañeros jacetanos Fernando Garrido y Javier Dumall acaban de regresar de su última expedición, en esta ocasión se trataba de la montaña china Muztagh Ata, de 7546 metros de altitud. Ha sido una expedición en la que han participado varios grupos españoles, y finalmente sólo Javier Dumall y otro compañero pudieron hacer cima.

El Muztagh Ata está situado a pocos kilómetros de la frontera entre China y Pakistán, muy cerca de la autopista del Karakórum y dentro de la provincia de Xinjiang. Esta montaña de cima redondeada se encuentra siempre cubierta de nieve por lo que se puede descender desde la cima al campo base esquiando con bastante facilidad. La ascensión a esta montaña suele iniciarse en el lago Karakul. El Muztagh Ata ocupa el lugar número 47 entre las montañas más altas del mundo.

Precisamente la condición de ser la montaña más alta esquiable es lo que atrajo a Javier Dumall para hacer esta cima y descenderla en la modalidad de esquí de travesía. Un objetivo cumplido y que le satisface mucho, pero también reconoce que ‘la cima se saborea cuando vuelves al campo base, porque cuando llegas a la cima, estás tan tocado que no hay tiempo para reaccionar’.

Las motivaciones para Fernando Garrido han sido diferentes, en su condición de guía de alta montaña ha acompañado a algunos montañeros, pero en su caso no pudieron hacer cima. La ventana de buen tiempo duró poco y no pudieron acometer el ataque a la cumbre. Sin embargo lo bueno es que la expedición se ha saldado con un balance totalmente positivo, todos han vuelto en perfecto estado, y es que hubo un gran susto. Dos montañeros se extraviaron en el descenso y estuvieron dos días sin dar señales de vida. El resto de la expedición los dio por muertos, y cuando las embajadas estaban avisadas y se ponía en marcha el plan de búsqueda de los cuerpos, aparecieron en el campo base, totalmente desorientados. Un desenlace feliz para un buen susto más para los compañeros que para los propios perdidos, que no eran conscientes de la situación.

Tanto Garrido como Dumall van a descansar unas semanas en casa, aunque ya tienen nuevos proyectos en mente.

Comentarios