Ayuno y rezos para celebrar el Ramadán

Los musulmanes que habitan en Huesca han comenzado ya a celebrar la festividad del Ramadán. Desde este lunes 1 de septiembre, y hasta el día 30, durante un mes, deberán seguir una serie de rituales. El más conocido de todos, el ayuno durante todo el día, desde que sale el sol y hasta que se pone, al que siguen copiosas cenas al caer la tarde. Además, a los cinco rezos que realizan cada jornada, se une otro, más largo, que se pronuncia tras la cena.

Los miembros de la Asociación Islámica de Huesca, que cuenta con más de 200 componentes, aseguran que, en época de Ramadán, se multiplican las visitas de los hombres para rezar en la dos mezquitas con que cuentan en la capital oscense, en la calle Camila Gracia y en la calle Perena. De hecho, en estos días, ambos espacios casi se quedan pequeños. Normalmente, son cinco oraciones, a las 6:45 de la mañana, a las 13:45, 16:50 y 19:20 de la tarde. A ellas, se añade un rezo más ya en casa, antes de ir a la cama, y en estos días, otro tras la cena.

Aunque la celebración diaria del Ramadán se realiza en los domicilios particulares, sí se suele celebrar una gran fiesta el último día. Ese día, tradicionalmente, se compra un cordero y se mata, para degustarlo en una comida comunitaria de acción de gracias, en la que se intenta, sobre todo, que los niños se diviertan.

Todos los adultos están obligados a seguir el ayuno del mes de Ramadán, a excepción de las mujeres embarazadas y los enfermos. Eso sí, cuando ya estén sanos, o haga unos meses del parto, es necesario recuperarlo.

Comentarios