La SD Huesca cae en la prórroga con el Rayo Vallecano en la Copa del Rey

Un gol de los madrileños en el descuento del partido formó la prórroga cuando en el campo del Alcoraz ya se saboreaba el pase a la siguiente eliminatoria de la competición del KO. El gol de Rubén Castro de penalti en el segundo tiempo adelantó al Huesca, pero el tanto de Koke en el minuto 92 significó el empate 1-1 al final del tiempo reglamentario y fue en el añadido donde el Rayo Vallecano estuvo más sereno y acertado y con dos goles de Pachón certificó el pase a la tercera ronda con el 1-3 final.

Una decepción para el equipo y para los aficionados que estuvieron hasta el final con el Huesca y es que de nuevo el Alcoraz registró una entrada similar al domingo pasado ante el Castellón con más de 4.000 aficionados en las gradas que vibraron y soñaron durante muchos minutos con seguir adelante en la Copa del Rey.

En la primera mitad las fuerzas estuvieron muy equilibradas y se vio sobre el campo dos conjuntos que quisieron jugar el balón y que dispusieron de sus ocasiones, que no materializaron. La balanza se decantó para la SD Huesca cuando en el minuto 16 de este segundo periodo llegó el penalti sobre Julián Vara que transformó Rubén Castro y que puso por delante a los oscenses.

El Rayo estiró líneas y Pepe Mel se la jugó con la entrada de Jofre que fue decisivo con sus acciones. En el minuto 92, cuando ya el partido estaba agonizando y el Huesca acariciando el triunfo llegó el mazazo con el tanto de Koke que significaba el 1-1 y que forzaba la prórroga. Al equipo de Antonio Calderón le faltó astucia para jugar esos últimos instantes y el Rayo Vallecano se aprovechó para empatar y seguir teniendo vida en la competición.

Tal vez llegó más entero el conjunto madrileño y eso se notó. Al Huesca le costaba más crear ocasiones y el Rayo estuvo más vivo y merced a ello llegó el segundo gol de los visitantes, primero de Pachón, que ponía por delante al equipo de Mel con 1-2 y que prácticamente cerraba las puertas de la Copa del Rey al Huesca. Ya en el segundo tiempo de la prórroga llegó el 1-3, con un fuerte disparo de Pachón por la escuadra tras una buena acción de ataque y se acabó.

El Huesca bajó los brazos y ya jugaba más con el corazón que con la cabeza y ante la resignación de la parroquia azulgrana se llegó al final con la eliminación copera y ahora a pensar solamente en la liga y en el próximo partido ante el Tarragona, que fue eliminado por el Girona que le venció 0-2 el domingo. El esfuerzo físico puede pasar factura, pero la plantilla es suficientemente amplia como para afrontar este tercer partido en la primera semana de competición.

Además, Antonio Calderón podrá disponer ya de Luis Helguera y de Ripa. El primero recién llegado de Italia era presentado y señalaba que viene con muchas ganas e ilusión de poder colaborar para que el Huesca haga grandes cosas esta temporada y que está preparado y dispuesto para jugar.

Comentarios