Mercado laboral a dieta

José Luis Rodrigo

Huele a despido. La psicosis del desempleo planea sobre las organizaciones españolas. Trabajadores de base, y directivos, dice Marta Molina en Cinco Días, comienzan a sentir en la nuca el soplo en frío de ERE y prejubilaciones.

El mercado laboral está a dieta y el número de recortes de plantilla comienzan a ser significativo. Huesca no se ha recuperado del "palo" de Mildred y planean en algunas empresas serias dificultades.

Agosto registró la mayor destrucción de empleo neto desde la crisis de 1993 (103.085 nuevos parados, hasta 2,53 millones de personas inscritas en las listas de desempleo) y ya hay voces que afirman que, a este ritmo, superará los tres millones en la primera mitad de 2009.

En la provincia de Huesca el informe del observatorio Socioeconómico indica que el número de empresas oscenses de más 200 trabajadores ha descendido en el último año, pasando de 18 empresas en 2007 a sólo 12, con datos del 1 de enero de 2008. Cifras que reflejan diversos cierres y expedientes de regulación de empleo. Dice el informe en sus conclusiones que viene un ciclo “muy complicado” y que lo peor esta por llegar.

El informe, afortunadamente también apunta que se ha registrado un crecimiento del número de empresas en el baremo de 50 a 99 trabajadores, que pasan de 52 empresas en 2007 a 67 empresas en 2008.

Se confirma que la estructura en la provincia de Huesca corresponde a una empresa de tamaño PYME en lo que se refiere al número de trabajadores.

Esta es una fortaleza para el Altoaragón. Sus accionistas suelen ser emprendedores con capital de aquí. Firmas asentadas en el territorio que podrán aguantar mejor la crisis.

El objetivo del Altoaragón debe ser crecer en esta dirección y llenar las parcelas de pequeñas empresas en Plhus, Plafra, Walqa y polígonos que se han puesto en marcha en una larga lista de localidades. No será fácil. Los huevos no deben estar en una única cesta.

Comentarios