Cartas al Director: “¿Es este inicio de curso normal?

Huste -Aragón

 

Es ya normal empezar el curso académico con problemas, peor este año empezamos con más problemas de lo normal. Ya nos hemos acostumbrado a que sea normal lo que no debería serlo. El Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza HUSTE ha detectado diversas irregularidades por parte de la administración en la puesta en marcha del nuevo curso escolar 2008/2009. Desde HUSTE denunciamos que dichas irregularidades sean tratadas en el balance oficial como normalidad, aunque efectivamente viene siendo lo normal en los últimos años.

 

¿SON NORMALES ESTAS RATIOS EN LAS AULAS?

 

No se trata de un problema nuevo sino que ya viene siendo un problema habitual con el que se encuentran muchos centros del Alto Aragón. La Ratio, el número de alumnos por aula, estaba establecida en Aragón en 22 para Infantil y Primaria y 27 para Secundaria. Pero la LOE establece unas ratios que anulan las anteriores, situándose en 25 en Infantil y Primaria y 30 en Secundaria. Hay que pensar que a fecha de inicio de curso hay ya muchas aulas saturadas y no se tiene en cuenta el posible incremento de la cifra que se dará a lo largo del curso con las incorporaciones tardías. Además, este curso no se ha tenido en cuenta la presencia de alumnos con necesidades educativas especiales, que suponía una rebaja de ratios en el aula.

 

Las cifras entran en la normalidad de la administración, ya que es lo que permite la LOE, pero por otro lado están muy lejos de criterios pedagógicos. Para una educación de calidad, en la que el profesorado pueda atender la diversidad de los alumnos, es necesario rebajar estas ratios. Por todo lo anterior, desde HUSTE exigimos a la DGA una nueva negociación de ratios para la escuela aragonesa, ratios que igualen o rebajen las establecidas en el año 2000.

 

¿ES NORMAL UN INICIO DE CURSO TAN PRECIPITADO?

 

Un año más se dan problemas en los centros debidos al inicio precipitado del curso, fruto de un calendario escolar aprobado por la administración sin tener en cuenta ni a las organizaciones sindicales ni criterios pedagógicos para el establecimiento de periodos lectivos y vacacionales. Contar con poco más de una semana para organizar los centros, distribuir aulas y grupos, confeccionar los horarios o establecer reuniones de coordinación es completamente insuficiente para el buen funcionamiento de un centro a lo largo de todo el curso. Desde HUSTE demandamos a la administración que sea más sensible con la realidad de los centros y tenga en cuenta la opinión de los docentes y de sus representantes sindicales, y no sólo la de los intereses de los padres, a la hora de aprobar el calendario escolar. A esto hay que añadir los problemas ocasionados por obras a última hora en los centros. Todo esto ha llevado a algunos centros docentes a plantearse retrasar la fecha de inicio de curso. Cualquier familia debe entender que no sólo abrimos las puertas de los centros para acoger al alumnado, sino que necesitamos unas condiciones materiales y unos tiempos para organizarnos y planificar la acción educativa.

 

 

¿ES NORMAL QUE NO EXISTA LA POSIBLIDAD DE JORNADA CONTINUA?

 

HUSTE reclama el derecho de cada centro a marcar la jornada lectiva que más se adapte a sus necesidades educativas. Resulta un agravio comparativo comprobar que la mayoría de comunidades ya tienen reconocida desde hace tiempo la posibilidad de todos los centros de acogerse a la jornada continua. Aragón sigue quedándose a la cola y no tiene esa posibilidad. Hay que recordar que los centros de Infantil y Primaria pueden hacer pequeños cambios en la jornada siempre que no suponga la jornada continua. Por lo tanto, no pueden elegir la jornada lectiva que más se adapte a las necesidades educativas del centro, vulnerándose así el principio de autonomía de centros.

 

¿SON NORMALES ESTAS IRREGULARIDADES EN LA ASIGNACIÓN DEL PROFESORADO?

 

HUSTE tiene que denunciar una vez más los problemas surgidos en los centros por la falta de asignación de cupos y de profesorado. Dichos problemas se concretan por un lado en la información a la hora de ofertar las plazas, con situaciones en las que el profesorado interino se encuentra en el centro con unas condiciones diferentes a las establecidas en las plazas que se les adjudicaron. Por otro lado, desde HUSTE observamos una falta de criterio a la hora de asignar determinadas plazas como es el caso de algunas comisiones de servicio.

Comentarios