Escasa repercusión de la Expo en Huesca, más allá de Gorvachov y Menchú

La Exposición Internacional de Zaragoza ha tenido en Huesca una repercusión más bien escasa. A pesar de las enormes expectativas que despertó la muestra en un principio, los foros creados para sacar partido a la Expo en la provincia de Huesca no llegaron a concretar proyectos importantes. La afluencia de visitantes en la provincia tampoco ha sido superior a otros años.

LA EXPO EN HUESCA

La elección de Zaragoza como sede para acoger la Expo 2008 hizo aparecer iniciativas con el objetivo de aprovechar el tirón de la muestra en la ciudad y en la provincia de Huesca. Sin embargo, el Ayuntamiento de Huesca contrató mediante decreto de alcaldía a dos asesores, que un tiempo después fueron despedidos. Y el foro provincial que puso en marcha la Diputación Provincial de Huesca apenas se reunió un par de veces.

Los planes anunciados incluían actuaciones de promoción de la ciudad y provincia, mejoras en equipamientos municipales, puesta en valor de infraestructuras, ediciones de guías y folletos promocionales, planes de señalización turística, propuestas culturales, deportivas y gastronómicas. Nada de esto llegó a ponerse en marcha.

La única excepción a esta sensación general de que la Expo ha pasado desapercibida en la provincia de Huesca ha sido la celebración de algunos actos de la Tribuna del Agua en el Palacio de Congresos. Aún así, estas actividades también han estado cargadas de polémica.

En primer lugar, por el sobrecoste que supuso el adelanto de las obras y que dificultó enormemente cuadrar los presupuestos municipales. También porque, a pesar de ese adelanto, el Palacio de Congresos no estuvo a tiempo para acoger la conferencia de Rigoberta Menchú. Y después porque, con la excepción de la presentación del libro de Mijaíl Gorvachov, las conferencias de la Tribuna del Agua en Huesca no consiguieron despertar el interés esperado.

HUESCA EN LA EXPO

Huesca está representada en la Exposición Internacional de Zaragoza en el pabellón de Aragón, en el que se han podido contemplar fotografías e incluso piezas artísticas como el capitel de la Parroquia de Santiago de Jaca. Además, el protagonismo de los Pirineos en el audiovisual de Carlos Saura es indiscutible.

En cuanto a la participación de altoaragoneses en la muestra, además de Carlos Saura con su audiovisual, destaca el artista afincado en Huesca Isidro Ferrer, que ha diseñado el enorme toldo del paseo central, el banco corrido de 700 metros junto al Ebro y la decoración de unos soportes y muros.

Algunas empresas altoaragonesas también han sacado partido a la Expo: por ejemplo, Nautida ha gestionado el canal de aguas bravas.

Comentarios