La SD Huesca a por la primera victoria ante el Eibar

El conjunto azulgrana recibe a un Eibar que llega con la moral a tope después de las dos victorias que ha conseguido en los primeros partidos de liga. Para el conjunto de Calderón es una buena ocasión para sumar el primer triunfo tras los dos empates con Castellón y Nástic y además sería importante ya que luego hay dos desplazamientos seguidos. El factor campo puede ser determinante ya que los oscenses han demostrado en casa que tienen llegada y fútbol ágil y con mucha movilidad del balón que puede ser difícil de contrarrestar para los rivales. El choque comienza a las 18 horas dirigido por el colegiado Lesma López.

El Eibar es un conjunto bien armado que dirige Carlos Pouso que era el año pasado técnico del Sestao por lo que conoce bien a parte del equipo de la SD Huesca, aunque eso signifique poco ya que las cosas han cambiado mucho. Las victorias ante el Elche y Tenerife han llevado a los vascos al primer puesto, aunque su entrenador prefiere frenar la euforia. Pouso destaca que el Huesca es un gran conjunto y por lo que avisa a los suyos de la dificultad de ganar en el Alcoraz. El Eibar viene con alguna baja importante, pero tiene un equipo muy competitivo como se ha visto en las primeras jornadas.

En el Huesca puede haber cambios, aunque el técnico no ha desvelado mucho tras el último entrenamiento y es que quiere mantener la tensión y por ello la convocatoria incluye a todos, excepto Sorribas y Rigo lesionados. Antonio Calderón señalaba que “estamos muy ilusionados en poder hacer buenos los dos primeros partidos de liga ganando en casa y además brindándole a la afición los tres puntos porque se están entregando a todo y tenemos muchas ganas”.

Sobre el rival indicaba que “es un equipo complicado porque lleva muchos años teniendo las cosas muy claras, compitiendo a un gran nivel y precisamente su principal virtud sea esa que las ligas y los partidos siempre lo juegan igual”. Respecto al once inicial es más que posible que haya alguna variación e incluso en el planteamiento, aunque Calderón insiste que hay que tener un patrón de juego propio y eso es lo que quiere el Huesca. Uno de los objetivos del entrenador es tener el balón y sobre todo criterio para jugarlo y en eso ha insistido en los entrenamientos.

Se espera otra gran entrada en el Alcoraz y además el club ha informado que se han superado los 3.800 socios por lo que el 4.000 cada vez está más cerca.

Comentarios