Javier Salinas cesa como administrador apostólico de Lérida

Este domingo a las 19´30 horas en la Catedral de Lérida está prevista la eucaristía de despedida del administrador apostólico, Javier Salinas, concelebrada por el presbiterado diocesano. El domingo día 21 tendrá lugar la toma de posesión del nuevo obispo de Lérida, Joan Piris. Javier Salinas, Obispo de Tortosa, era nombrado por la Santa Sede como administrador apostólico de la diócesis de Lérida y tomaba posesión oficialmente el 25 de marzo de 2007, sustituyendo a Francisco Javier Ciuraneta que había presentado su renuncia por motivos de salud. El asunto de los bienes ha sido uno de los temas en el que ha estado centrado durante el periodo que ha sido el máximo responsable de la diócesis ilerdense. El interés mostrado por Salinas para cumplir con la orden de Roma de entregar las obras de arte le ha generado duras críticas en Lérida puesto que ha realizado distintas gestiones con el fin de devolver las piezas y ha mantenido una cordial relación con el obispo de Barbastro-Monzón, Alfonso Milián.

A finales del mes de junio, el administrador apostólico de Lérida se comprometía a entregar las obras de arte, según el acuerdo firmado en la Nunciatura entre el obispo de Barbastro-Monzón, el administrador apostólico de Lérida, Alfonso Milián y Javier Salinas, y el Nuncio Apostólico en España, Manuel Monteiro. La diócesis ilerdense acataba en sus propios términos el decreto de la Congregación de los Obispos, de 8 de septiembre de 2005, confirmado por el decreto definitivo del Supremo Tribunal de la Signatura Apostólica antes mencionado. El administrador apostólico de Lérida manifestaba su propósito de entregar dentro de los treinta días siguientes a la firma de este acuerdo los bienes histórico-artísticos que vienen señalados en el decreto de la congregación, pertenecientes a aquellas parroquias ahora integradas en la actual diócesis de Barbastro-Monzón. A pesar de las gestiones realizadas no ha podido cumplir el mandato de Roma y entregar las obras de arte.

Javier Salinas, afirmaba, en una visita que realizaba a la diócesis de Barbastro-Monzón en el mes de mayo, que “los gestos hablan pero se deben convertir después en hechos” y que tenían que encontrar la fórmula para proceder a la devolución de las 112 piezas de arte. Salinas señalaba que "hablamos demasiado, lo importante es buscar el camino para lo que es el final de un recorrido", y reconocía que en algunos momentos se sentía incomodo puesto que Lérida consideraba que le “arrancan algo que es suyo”. Manifestaba que el obispado de Lérida no renunció a la propiedad pero depositó los bienes en un consorcio y tenía una “fidelidad a los compañeros de viaje”.

Salinas indicaba que se debería alcanzar algún tipo de acuerdo o fórmula para proceder a la entrega pero también era necesario tener en cuenta a los miembros del consorcio que son personas amables y disponibles. “Desde el punto de vista canónico el asunto de los bienes ha terminado”, según Salinas, que también explicaba que tiene sus "dificultades" puesto que la Diócesis de Lérida tenía sus “compromisos con otros”, y era necesario reconducir las cosas para hacer lo todo de la mejor manera.

CONCLUYE EL MANDATO DE JAVIER SALINAS

Javier Salinas, se despedía en una carta dirigida a sus fieles publicada en el “Informatiu” de la diócesis, en la que entre otras cuestiones se refería al litigio del arte. Salinas afirmaba que “ha acatado el proceso canónico” y dice que espera que se puedan cumplir los decretos de Roma “con todas sus consecuencias y en beneficio de todos”. Esta afirmación del administrador apostólico de Lérida se acompaña de un consejo que el prelado hace extensivo a todas las circunstancias de la vida. Y no es otro que el de “no anteponer nada a Cristo y a la unidad de su Iglesia”.

Sobre el litigio del arte, reconoce Salinas que es una cuestión muy compleja en el ámbito jurídico y con muchas implicaciones históricas, culturales y sentimentales. Salinas destacaba que “sin negar cualquier tipo de diálogo y colaboración con las instituciones civiles” siempre ha tenido presente “el valor del orden jurídico de la iglesia puesto que asegura que se trata de un tema en el que está en juego “nuestros vínculos eclesiásticos con la diócesis de Barbastro-Monzón y con la Sede Apostólica”. EL NUNCIO DE SU SANTIDAD EN ESPAÑA AFIRMA QUE EL ASUNTO DE LOS BIENES "VA POR EL BUEN CAMINO"

El Nuncio de Su Santidad en España, Manuel Monteiro, aseguraba al presidente del Gobierno de Aragón, Marcelino Iglesias, que el tema de las obras de arte en litigio “va por buen camino, es lo que puedo decir”. De esta forma Monteiro quería transmitir a Aragón que siguen trabajando para que la diócesis de Lérida entregue las 112 piezas de arte a la Diócesis Barbastro-Monzón.

Iglesias explicaba que el Nuncio de Su Santidad le transmitía optimismo en el transcurso de una reunión que mantuvieron en Zaragoza. Según señalaba el presidente del Gobierno de Aragón, el Nuncio está convencido que este tema está “en el final del proceso”. El presidente de Aragón afirmaba que Monteiro es la autoridad eclesiástica más importante en España y es quien le traslada que “el conflicto se va resolver en la línea que han dicho los tribunales eclesiásticos de Roma”.

El presidente de Aragón indicaba que el obispo de Barbastro-Monzón está llevando bien este tema, al mismo tiempo que le reiteraba todo el apoyo del Gobierno de Aragón como lo ha tenido siempre. Iglesias recordaba que “el propietario de las piezas es el obispado de Barbastro-Monzón”, al mismo tiempo que explicaba que en los últimos meses las manifestaciones sobre este asunto “desde el mundo político catalán han bajado de tono”.

TRAYECTORIA DE JAVIER SALINAS

Javier Salinas nació en Valencia el día 23 de Enero de 1948, pero pronto se fue a vivir a Sagunto (Valencia). En Septiembre de 1966 ingresó en el Seminario Metropolitano de Valencia. Fue ordenado Sacerdote por el Arzobispo Mons. García Lahiguera el día 23 de Junio de 1974. Fue Coadjutor de la parroquia de San Jaime, de Montcada, hasta el año 1976, cuando fue nombrado Prefecto de Estudios del Seminario Menor de Játiva.

En 1978 es nombrado Conciliario Diocesano del Movimiento Junior de AC. Durante los años 1979-1982 estudió en la Pontífica Universidad Salesiana de Roma, y se licenció en Ciencias de la Educación, especialidad Catequética. En 1982, el Arzobispo Mons. Roca Cabanella lo nombró Delegado Diocesano de Catequesis. El año 1987 es nombrado Capellán y Director Espiritual del Real Colegio-Seminario de Corpus Christi de Valencia. Desde el año 1990 a 1992 fue Vicario Episcopal de la Vicaria núm. 5, Líria-Carretera de Madrid. En el año 1992, obtuvo el Doctorado en Ciencias de la Educación, especialidad catequética, en la Pontífica Universidad Salesiana de Roma.

El Santo Padre lo nombra Obispo de Ibiza el día 26 de Mayo de 1992, y fue consagrado Obispo el día 6 de Septiembre del mismo año. El día 5 de septiembre de 1997 fue nombrado Obispo de Tortosa; tomó posesión el día 26 de octubre de 1997. En la Conferencia Episcopal Española forma parte de la Comisión de Enseñanza y Catequesis y es Presidente de la subcomisión de Catequesis. En el mes de marzo era nombrado administrador apostólico de la Diócesis de Lérida, cargo que ha desempeñado hasta estos momentos.

Comentarios