Los hermanos Cánovas vencedores en el V Rallysprint de Ayerbe

Los hermanos Canovas, Toni y Carles, se hicieron con el triunfo en el V Rallysprint Villa de Ayerbe dominando la carrera de principio a fin a los mandos de su Seat Ibiza Cupra 1.8 Turbo con el que lograron marcar el mejor crono en los tres tramos cronometrados sumando un total de 25’18”. La prueba contó con la presencia de un total de 23 equipos participantes. Destacar la segunda posición de los jacetanos Pere Planadevall y Marta Giménez con una buena actuación.

El dominio de los equipos catalanes fue claro, copando dos de las tres plazas del podio. Además del triunfo de los Cánovas, Joseph Brutau y Domenec Castellet (Peugeot 206 1.6) lograron la tercera posición de la general con 26’33”, a dieciocho segundos del primer equipo aragonés, el formado por Pere Planadevall y Marta Giménez (Peugeot 205 Rally), que acabaron segundos con 26’15”, remontando una plaza en la última cronometrada en la que superaron en treinta y dos segundos a Brutau y Domenec.

Las primeras plazas entre los pilotos aragoneses se completaron con el cuarto puesto absoluto conseguido por Eduardo Escolano y Carlos Villaro (Seat Ibiza GTI 2.0) con 26’50”, siendo además primeros de la clase 2 entre los pilotos autonómicos, y el quinto de Antonio Montañés y Rubén Orrios (Seat Ibiza Cupra 1.8 Turbo) con 27’19”. En la clase 3 los mejores fueron Joaquim Xicota y José Luis Aguilar (Toyota Rav 4), ocupando la octava plaza final. Entre los Kart Cross el triunfo fue para Ricardo Esponella (Demon Car) con un tiempo de 23’07”, siendo segundo Jesús Aguilar (Semog), con 25’28”.

Entre los abandonos cabría destacar que de los ocho que se produjeron a lo largo de la carrera, tres se debieron a vuelcos, los sufridos por Francisco Javier López / Ivana Esquillor (Peugeot 205 Rally 1.6) en el primer tramo, Raúl Hueso / Oriol Prieto (Ford Fiesta XR2) y Juan Manuel Rubio / Javier Lahuerta (Renault Clio Ragnotti), en el segundo. Sólo en el caso de estos últimos con ligeras consecuencias físicas para los deportistas, Rubio y Lahuerta, que fueron trasladados a un centro hospitalario. El resto de los abandonos se debieron a distintas averías aunque en su mayoría por rotura de transmisiones.

El tramo de 10.350 metros de recorrido presentaba varías zonas deterioradas que incidieron en el rendimiento de los vehículos, algo que pasó factura con un alto número de abandonos, una tercera parte de los pilotos que tomaron la salida.

Comentarios