El PAR aboga por el autogobierno frente a la crisis económica

Ejecutiva del PAR

La Comisión Ejecutiva del Partido Aragonés (PAR) ha mantenido una larga sesión de trabajo en la que se han aprobado dos importantes acuerdos políticos. El primero aboga por el autogobierno para posibilitar que Aragón disponga de instrumentos más eficaces frente a la crisis económica. En el segundo, se defiende un modelo aragonés de gestión del agua, ante la revisión de los planes hidrológicos de las cuencas aragonesas.

AUTOGOBIERNO Y CRISIS

El Partido Aragonés, ante los alarmantes síntomas de desaceleración económica que sufre España, dentro del contexto internacional, considera imprescindible que las instituciones refuercen las medidas políticas que permitan aprovechar todas las oportunidades para el desarrollo socioeconómico sostenible y la generación de empleo estable y de calidad, en especial en los sectores que antes pueden sufrir el desempleo.

En este sentido, el PAR subraya que el autogobierno real aportaría a Aragón mayores y mejores instrumentos competenciales, legales, normativos y ejecutivos, que permitirían a Aragón profundizar en las medidas necesarias para superar la crisis. El PAR opina que el Gobierno de la Nación no ha tomado las medidas oportunas, con la previsión suficiente, para preparar la economía española frente al cambio de ciclo, e incluso alguna de las iniciativas ha podido caer en el populismo o el error, al disminuir los recursos públicos.

En este contexto, el PAR ha aprobado un paquete de medidas relacionadas con el crecimiento económico que tanto el PAR como Rolde Choben/Jóvenes del PAR se vienen defendiendo en los últimos meses y en los más recientes programas electorales, y que ahora, más que nunca, deben ser impulsadas en las diversas instituciones, desde el convencimiento de que el aragonesismo tiene respuestas eficaces y eficientes para contribuir a relanzar el desarrollo socioeconómico de nuestra tierra, a través de una apuesta clara y decidida por el autogobierno.

La apuesta del PAR por modelos de gestión pioneros a nivel internacional, que aúnan las iniciativas pública y privada, han permitido encontrar respuestas apropiadas a las características de Aragón, con inversiones multimillonarias y la generación de miles de puestos de trabajo.

La Exposición de Zaragoza 2008 ha supuesto un auge en la inversión del Estado en Aragón. Sin embargo, la Expo no debe disimular el alarmante déficit histórico de las inversiones estatales ni tampoco debe servir de excusa para volver a dejar olvidada a Aragón en los próximos años.

Entre las medidas aprobadas figuran:

Exigir el pago de la deuda histórica y la compensación por las mermas tributarias. El PAR exige que el pago de la deuda histórica se analice en el marco de la Comisión Bilateral de Cooperación donde se deben acordar las formulas de compensación para dicho débito. Además, por las mermas tributarias, Aragón tiene pendientes más de 500 millones de euros que también deben ser compensados por el Gobierno central.

Una financiación justa para Aragón, que respete nuestro Estatuto. El PAR exige que el Gobierno central respete los criterios previstos en el Estatuto de Autonomía, como la superficie, orografía, carácter fronterizo y equilibrio territorial. Sin una adecuada financiación no hay un autogobierno efectivo. Todos los Estatutos de Autonomía vigentes merecen el mismo respeto.

Profundizar en el autogobierno: traspaso de las competencias previstas en el Estatuto. Tener más autogobierno es disponer de más herramientas para superar los momentos de dificultades con nuestros propios medios, sin depender de nadie. El PAR insta al Gobierno central transfiera a Aragón las competencias previstas en el Estatuto, para lo que debe tomarse en serio la Comisión de Cooperación Bilateral con Aragón. Entre ellas, y dada su enorme repercusión socioeconómica, es irrenunciable la encomienda a Aragón de la ejecución de todas las obras hidráulicas de interés general. El PAR fue el primer partido que reivindicó esta medida, y celebra que otras formaciones se avengan a estar de acuerdo con la iniciativa, pero exigimos que la defiendan con todas las consecuencias, y ejerciendo la necesaria presión ante el Gobierno central.

Cumplimiento del “Compromiso por Aragón”. Reivindicamos la adopción de los mecanismos de corrección de la tradicional falta de ejecución de los presupuestos del Estado, mediante la transferencia a Aragón de las partidas que queden sin ejecutar.

La iniciativa pública y la participación privada. Las instituciones deben acelerar y adelantar las iniciativas públicas y semipúblicas de inversión y creación de infraestructuras. Para superar las limitaciones presupuestarias, deben abordarse fórmulas de participación público-privada, que ya se están aplicando con gran éxito en áreas como la depuración, los residuos y las carreteras.

Luchar frente al cambio climático, como oportunidad de desarrollo socioeconómico. Deben redoblarse los esfuerzos por potenciar la inversión pública y privada en áreas como las energías limpias renovables, la tecnología del hidrógeno, la energía distribuida, la calidad de las aguas y los ríos, los planes de gestión de residuos –especialmente los ganaderos-, los planes comarcales de desarrollo sostenible, y la reforestación, ordenación de la biomasa y creación de cortafuegos.

Políticas sociales: inmigración y dependencia. Las políticas sociales deben primarse en periodos de crisis, para que los más desfavorecidos no sufran sus consecuencias, sino que, por el contrario, una buena gestión contribuya a la creación de oportunidades para todos. La Ley de Dependencia es una fuente. En materia de inmigración, pedimos que se transfieran a Aragón las competencias, para que se puedan poner en marcha políticas integrales en estos momentos de dificultades laborales.

Apoyo a los trabajadores, emprendedores y PYMES. Es preciso favorecer una mejor formación y cualificación profesional de los aragoneses, sobre todo en los sectores de alto valor añadido o que tienen un carácter estratégico. También es preciso seguir apoyando a las PYMES, las empresas familiares y los emprendedores. Proponemos al Gobierno Central y las Cortes Generales la supresión total e inmediata de los impuestos de Sucesiones y Donaciones, sin merma para la financiación autonómica, y reformas legislativas de apoyo a la empresa familiar. Apostamos por los usos de nuevas tecnologías que permitan distintas formas de tele trabajo desde los domicilios u otros puntos de interés personal.

Empleo femenino y para jóvenes. El fomento del empleo femenino, con medidas para hacer compatible la conciliación laboral, familiar y personal, debe considerarse prioritario, para que la mujer trabajadora no sea la primera perjudicada en una situación de crisis. Además, es preciso incidir en un paquete de medidas de apoyo y fomento del empleo juvenil, en línea con lo aprobado en el IX Congreso del Rolde Choben / Jóvenes del PAR.

REVISIÓN DE LOS PLANES DE LAS CUENCAS ARAGONESAS

El acuerdo del PAR recuerda que los Planes de Cuenca son unas de las normas que más radicalmente afectan al presente y al futuro de Aragón. La revisión de estos documentos es una oportunidad para que Aragón vea reconocidas sus reivindicaciones en aspectos tan fundamentales como las obras de regulación, abastecimiento, calidad de las aguas o caudales ambientales, recogidos todos ellos en las Bases de la Política del Agua de Aragón, aprobadas por la Comisión del Agua, las Cortes de Aragón y el Gobierno de Aragón.

Por el contrario, un documento que no refleje nuestras reivindicaciones se convertiría en la más seria amenaza para nuestra tierra. Por eso, el PAR defiende que los Planes de las Cuencas aragonesas (Ebro, Júcar y Tajo) se revisen en un escenario político en el que sea imprescindible el consenso con las Comunidades Autónomas. Sería una afrenta inadmisible que, en especial el Plan de la Cuenca del Ebro, se aprobara sin garantizar un acuerdo beneficioso para Aragón, que aporta la mitad del territorio, la población y los recursos hídricos de toda la cuenca.

El Partido Aragonés ha sido siempre firme en la defensa de unos postulados que marcan un modelo aragonesista de la gestión del agua, basada en la consecución de las competencias plenas, amparadas en el autogobierno que permite nuestro nuevo Estatuto de Autonomía. De hecho, el PAR fue el primer partido y el más beligerante en defender las competencias plenas en materia de agua, incluyendo la ejecución de las obras de interés general por parte de Aragón. Ello beneficiaría enormemente a los ciudadanos, puesto que ha quedado demostrado que Aragón alcanza niveles de excelencia en su gestión del agua, gracias a los planes de depuración, el Plan del Agua de Aragón o la Comisión del Agua.

Por todo ello, el acuerdo de la Comisión Ejecutiva del Partido Aragonés afirma:

El Partido Aragonés defiende un modelo aragonesista de gestión del agua, cuyo premisa principal siempre ha sido, es y será, la oposición frontal a cualquier trasvase del Ebro y la defensa de la unidad de cuenca con principio innegociable.

Exigimos que quede garantizada la “reserva de agua para los aragoneses” de 6.550 hectómetros cúbicos, amparada en el Estatuto de Autonomía y en el Pacto del Agua, incluida la reserva estratégica. El PAR defiende que su gestión se realice por parte de Aragón, procediendo, si es preciso, a mecanismos como la inscripción en el registro de aguas de la reserva a nombre del Gobierno de Aragón.

El PAR exige la inclusión, en el Plan de Cuenca, de las Bases de la Política del Agua en Aragón, por tratarse del documento consensuado social y políticamente.

Exigimos no perder ni un solo litro de capacidad global de embalse en Aragón sobre lo previsto en los actuales Planes de las Cuencas aragonesas (Ebro, Júcar y Tajo).

El PAR no aceptará la reducción ni de una sola hectárea de regadío sobre lo actualmente planificado sino que, por el contrario, luchará por que se amplíen, de tal forma que se consigan todas las aspiraciones que permitan garantizar el desarrollo socioeconómico sostenible de Aragón.

Reivindicamos que Aragón asuma la ejecución, mediante encomienda o convenio, de todas las infraestructuras hidráulicas que competan al Estado, incluidas las declaradas de interés general, así como de los planes de desarrollo sostenible ligados a estas actuaciones, como fórmula para garantizar un acortamiento en los plazos.

Consideramos imprescindible que Aragón participe en un acuerdo concertado en la fijación de los caudales ambientales, que garanticen la sostenibilidad social, económica y ambiental presente y futura.

El PAR insta a que, en tanto en cuanto no se cumpla de forma suficiente los actuales Planes de Cuenca, no se proceda a su modificación, tal como han acordado las Cortes de Aragón.

El PAR respalda la elaboración de una Ley del Agua y los Ríos de Aragón, que refleje las competencias plenas de Aragón en materia de agua. Aragón respeta que la planificación general sea competencia del Estado, si bien, no obstante, esta planificación debe ser concertada con las Comunidades Autónomas. Existen precedentes para avanzar hacia las plenas competencias ejecutivas, como el convenio Estado-Generalitat de Cataluña del año 85, o a la gestión de la Cuenca del Guadalquivir por parte de la Junta de Andalucía.

Las competencias plenas que reivindicamos para Aragón incluyen la ejecución de las obras hidráulicas, la gestión de la reserva estratégica, la concesión de caudales, autorizaciones de vertido, autorizaciones de obra en dominio hidráulico, ejercicio de la función ejecutiva de policía del dominio público hidráulico, incluida la capacidad inspectora y tramitación de expedientes sancionadores hasta la resolución; regulación y ejecución de las actuaciones relativas a canales y regadíos conforme a los derechos históricos de Aragón; y garantizar la representación adecuada de Aragón en todos los órganos de planificación y gestión hidráulica del Estado que afecten a la Comunidad, incluyendo juntas de explotación y de Obras, comisiones de desembalse y empresas públicas, de acuerdo con su aportación territorial.

Comentarios