Monzón acude a un encuentro sobre la obesidad infantil

La concejal de Salud del Ayuntamiento de Monzón, Isabel Blasco, acude a un encuentro de ciudades pertenecientes al programa THAO sobre la obesidad infantil, que se celebra en San Carlos de la Rápita. Según explica la edil se va a abordar en esta ocasión en tema de las harinas y su repercusión o no sobre la obesidad infantil.

El Programa THAO es una iniciativa que tiene por finalidad la prevención de la obesidad infantil. Aunque los promotores son privados, el THAO toma cuerpo con la colaboración de los ayuntamientos, que son los encargados de planificar las actividades y campañas publicitarias. Todo el programa gira en torno a un objetivo: concienciar a los chavales de que las dietas equilibradas y el ejercicio físico son los cimientos de la salud. El THAO nace a la luz del Programa Epode (“Juntos paramos la obesidad de los niños”) implantado en 2004 en una decena de ciudades francesas. Lo buenos resultados de esta experiencia animaron a sus creadores a extenderlo a Bélgica y España. Hoy, en nuestro país hay 30 ciudades adheridas (de todos los tamaños), y una de ellas es Monzón.

El THAO abarca la franja de edad de 3 a 12 años. Casas apuntó: “Una vez puesto en marcha el Programa con el respaldo de los agentes sociales, necesitamos la demostración científica de su efectividad, y lo que hacemos es pesar a todos los niños una vez al año. Si Monzón tiene 17.000 habitantes, debe haber unos 2.000 chavales en la cobertura del THAO. Los resultados del Epode francés son alentadores.

En los folletos del THAO y en la web www.thaoweb.com se lee: En el desarrollo del Programa en la ciudad, cada trimestre empieza una nueva “Temporada” que destaca una familia de alimentos o una actividad concreta. El objetivo es promover una alimentación variada y equilibrada y fomentar la actividad física, así como ayudar a cada uno de nosotros a hacer buenas elecciones en materia de alimentación y deporte.

A lo largo de los meses descubrirán que podemos comer de todo, siempre que lo hagamos con reflexión y prudencia, y no nos olvidemos de hacer un poco de actividad física cada día. La temporada constituye el tema central de una sinergia de acciones que implican a la población entera de la ciudad: A los profesores se les ofrecen herramientas metodológicas que les permiten disponer de actividades pedagógicas temáticas. Los restaurantes escolares y municipales están incitados a proponer menús que llevan productos de la familia de alimentos destacada. Los ciudadanos reciben una hoja de información explicando cómo introducir la familia de alimentos en su alimentación cotidiana. Los comerciantes favorecen la presencia de estos productos en sus tiendas, incluso en los escaparates.

Comentarios