Clausurada la XIII edición del Programa de Voluntariado Medioambiental

El director general de Gestión Forestal, Alberto Contreras, y el jefe de la Obra Social y Cultural de IberCaja, Román Alcalá, han presidido el acto de clausura del XIII Programa de Voluntariado Medioambiental, que ha tenido lugar en el Edificio Pignatelli de Zaragoza. El acto ha servido para reconocer públicamente el trabajo de los voluntarios y voluntarias, su participación y dedicación en la prevención de incendios forestales y en la difusión de las buenas prácticas ambientales. Desde 1996 el Gobierno de Aragón e Ibercaja vienen desarrollando un Programa de sensibilización ambiental con voluntarios durante la época estival.

 

En la edición de este año han participado 102 voluntarios y ocho coordinadores. Previamente al inicio de la actividad, los voluntarios recibieron formación específica sobre su zona de actuación y las materias de las que han informado. Los grupos han realizado una importante labor de sensibilización para la prevención de incendios forestales con su presencia activa y participativa en contacto directo con los ciudadanos que visitan la Red Natural de Aragón. La procedencia de los voluntarios ha sido muy variada: mayoritariamente de Aragón, pero también de Murcia, Comunidad Valenciana, Andalucía, Castilla y León, País Vasco, Asturias, Cataluña, Castilla la Mancha, e incluso más allá de nuestras fronteras como México y Bolivia.

 

El Programa de Voluntariado supone el despliegue de diversos grupos en territorios emblemáticos de Aragón desde el punto de vista de sus valores naturales. En esta edición han sido los siguientes: Maestrazgo, Albarracín, Los Valles, Ordesa, Guara, Moncayo, Alto Ésera, y Riglos, que se ha incorporado este año al programa por ser una zona con un elevado riesgo de incendios.

 

Los voluntarios han realizado cerca de 7.000 entrevistas con visitantes de los espacios donde han desarrollado su labor para sensibilizarlos sobre el peligro de incendio y sus consecuencias e informarles sobre las medidas de prevención necesarias para evitar las consecuencias de los mismos. Dentro de estos espacios naturales, los voluntarios han visitado las áreas de máxima afluencia de visitantes, campings, campamentos y áreas recreativas, entre otros, para dar información a los visitantes sobre los problemas ambientales y la normativa al respecto, haciendo especial referencia a los incendios forestales. Los voluntarios han dispuesto de uniforme para el correcto ejercicio de la actividad y un vehículo todoterreno para su desplazamiento, así como de alojamiento y manutención.

 

Durante su actividad han aprendido aspectos relacionados con la prevención y extinción de incendios, incluso directamente han acudido a incendios como el que se produjo en las inmediaciones del castillo de Loarre. También han visitado el incendio que se declaró este año en Zuera para conocer de primera mano las consecuencias de los incendios, y poder difundir entre la población de las zonas que recorren los terribles efectos de un fuego de tales magnitudes.

Comentarios