CHA considera inviable el PGOU de Quicena

El Grupo Municipal de CHA en el Ayuntamiento de Quicena ha presentado sugerencias y alternativas al Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), en proceso de revisión, junto con el informe de sosteniblidad ambiental y la memoria ambiental.

El objeto de la revisión del planeamiento de Quicena, iniciado en la pasada legislatura, era incorporar los convenios urbanísticos firmados y que por su magnitud no podían ser objeto de una mera modificación puntual del Plan General, lo que motivó que se recogieran como urbanizables suelos que por sus valores ambientales deberían permanecer fuera del proceso urbanizador. Este es el caso del Sector 1 de suelo urbanizable delimitado “La Santeta” que ya en su momento originó el informe desfavorable de la CPOT por “cercanía al río Flumen y afección e impacto visual sobre el paisaje y sobre el monumento nacional del Castillo de Montearagón, a lo que se suma la exigencia de aportar un estudio de inundabilidad que justifique la clasificación del suelo urbanizable próximo al río Flumen”.

La población actual del municipio es de unas 300 personas, 147 según la memoria del PGOU, todas agrupadas en un núcleo bastante compacto. En total las viviendas previstas a edificar en suelo urbanizable y urbano no consolidado serían 3.175, que supondría multiplicar más de 30 veces la población actual de Quicena.

Para Gualberto Pérez, portavoz de CHA en el Ayuntamiento de Quicena “el análisis del documento de revisión del PGOU de Quicena a la luz de lo exigido por la Ley Urbanística de Aragón deja claro que no se cumplen ninguno de los requisitos exigidos”:

-Se crea una nueva urbanización alejada y sin continuidad con el actual pueblo, con todas las consecuencias que originará en cuanto a desplazamientos, dotación de servicios básicos, equipamientos, etc.

-Se clasifica una sexta parte del término municipal como suelo urbanizable originando un consumo innecesario de recursos naturales, y muy especialmente, de suelo.

-Plantea un horizonte temporal que entendemos irrealizable, pero en cualquier caso extremadamente superior al de 10 años exigido por la norma urbanística.

- El crecimiento que plantea la revisión del PGOU, tanto desde el punto de vista del número de habitantes como desde la perspectiva del modelo de crecimiento, es incoherente con las característcas actuales de Quicena, su evolución previsible y la situación del mercado inmobiliario. Conduce irremediablemente a la creación de un pueblo dormitorio cuando lo deseable es que el crecimiento aporte más vida al municipio.

-Alteraría sustancialmente el sistema municipal y supramunicipal de núcleos de población al albergar casi una cuarta quinta parte de la población de Huesca ciudad.

Por todo ello el Grupo Municipal de CHA considera que tal como está planteado en la actualidad el PGOU este es inviable, por lo que se espera que no se autorice la aprobación de aquellos aspectos que contradigan los principios de desarrollo sostenible, equilibrio territorial y movilidad sostenible, vulnerando la normativa vigente en materia de urbanismo, ordenación territorial y protección del medio ambiente. “No nos oponemos de ninguna manera a que el pueblo crezca. Lo que discutimos es el ritmo y el modelo de crecimiento propuestos en la revisión del PGOU. Lo adecuado desde nuestro punto de vista sería un aumento escalonado del número de habitantes, en un modelo territorial partiendo del núcleo actual, que quedaría como eje vertebrador del futuro pueblo.”

Comentarios