Huesca es sede de unas jornadas sobre la educación en la República

La Sociedad para el estudio del Patrimonio Histórico Educativo, SEPHE, de la que forma parte el Museo Pedagógico de Huesca, celebra los días 1, 2 y 3 de octubre en Huesca sus III Jornadas. Congregrarán a unas 60 personas, procedentes de varias universidades españolas y responsables de los principales centros museísticos dedicados a la escuela, la educación y la infancia, para hablar sobre "Museos pedagógicos". La memoria recuperada". Previamente a Huesca, estas jornadas se han celebrado en los últimos años en Santiago de Compostela y Berlanga de Duero, Soria.

Las Jornadas se estructurarán en tres secciones. Por un lado, bajo el título "Las personas: las biografías, los nombres, los empeños/compromisos", se presentarán biografías de maestros de la República, que fueron asesinados, silenciados, depurados, apartados u olvidados, durante y tras la Guerra Civil, con nombres como los de Palmira Pla, María Sánchez Arbós, Ramón Acín, Simeón Omella o Paco Ponzán y, evidentemente, otros muchos de numerosas ciudades y pueblos de España. Tan sólo en Aragón hay entre 100 y 150 maestros que fueron asesinados a lo largo de esos años.

Un segundo capítulo, "Los proyectos, iniciativas, instituciones", haría referencia al estudio y recuerdo de los centros e instituciones, que funcionaron hasta la Guerra Civil, y cuyo trabajo fue cercenado, y pervertido su significado: ateneos, institutos obreros, casas del pueblo, escuelas del mar, Institución Libre de Enseñanza...

Finalmente, se hablará sobre Metodología, con el estudio de prácticas emancipatorias, como el método Freinte, método de proyectos... diferentes aplicaciones que se llevaban a cabo por influencia de la nueva escuela. Las Jornadas constarán de 3 conferencias, además de diferentes comunicaciones y la presentación de un libro.

Tal y como se presenta en la misma página web del Museo Pedagógico de Aragón, "La escuela refleja como ninguna otra institución la sociedad que la sostiene y la mantiene. Analizar la escuela es analizar la sociedad: los contenidos, los valores, los modelos de socialización, los símbolos, etc.

La historia española del siglo XX se nos presenta como un tiempo dividido por la Guerra Civil, un episodio que tuvo repercusiones tan evidentes en la cultura y en la educación hasta tal punto que no se entiende la historia de la sociedad, de la cultura y, por lo tanto, de la educación si no se tiene en cuenta que padecimos una guerra que puso fin a décadas de modernización pedagógica y que propició que una larga dictadura se instalara en el poder. Las consecuencias para la escuela, para las ideas, para la educación, para el profesorado, etc., fueron evidentes.

Es la hora de la historia. El discurso histórico debe sustituir al discurso ideológico. Lejos de intereses políticos o partidistas, los museos pedagógicos son lugares adecuados para historiar este período, para recuperar el nombre de educadores, iniciativas, proyectos… que fueron silenciados y desterrados de la memoria durante la larga dictadura del general Franco. Los museos pedagógicos podrían cumplir la tarea de contar la historia silenciada porque la memoria también se deposita en los objetos, en los libros, en las imágenes... "

Comentarios