Gonzalo Arguilé: “Las políticas de desarrollo rural no pueden hacerse a costa de las ayudas directas a los agricultores”

Gonzalo Arguilé

El consejero de Agricultura y Alimentación del Gobierno de Aragón, Gonzalo Arguilé, ha comparecido ante la Comisión Agraria de las Cortes de Aragón para explicar la propuesta de reforma de la Política Agraria Comunitaria (PAC) por parte de la Comisión Europea”el denominado “chequeo médico”- y la postura del Departamento que dirije.

 

El consejero ha explicado que el chequeo supone el inicio del debate sobre dos grandes temas que quedarán definidos más allá del 2013: la planificación financiera y la regionalización de las ayudas. Sobre el primer punto, la Comisión pretende incrementar los fondos destinados a desarrollo rural detrayendo partidas de las ayudas directas a los agricultores. En este sentido, el consejero ha afirmado que “no se puede incrementar las partidas a desarrollo rural a costa de los presupuestos de las ayudas directas y que se precisa una financiación específica para desarrollo rural”. El segundo punto es la regionalización de las ayudas de pago único, superando el modelo actual. El modelo regional desvincula por completo los cobros históricos que un productor ha recibido. La Comisión abre la posibilidad de que los Estados miembros apliquen ya este modelo en el 2010. En opinión del consejero, su aplicación ahora “sería precipitada” y apuesta por un periodo transitorio hasta 2013.

 

Uno de los puntos que más incide en las ayudas de los agricultores es el desacoplamiento, es decir, desvincular la ayuda que recibe un agricultor o ganadero de sus producciones. La Comisión propone desacoplar totalmente a partir de 2010 los cultivos herbáceos, las primas al trigo duro o a las proteaginosas y los frutos de cáscara. Ofrece un periodo transitorio hasta 2011 para el arroz y las industrias forrajeras y, en ganadería, deja a los Estados miembros la decisión sobre ovino y vacas nodrizas, aunque obliga a recortar a la mitad las ayudas acopladas al sacrificio de vacuno. El consejero se ha mostrado partidario de desacoplar totalmente las ayudas a herbáceos, trigo duro y frutos de cáscara, así como los forrajes. Sobre el arroz, el Departamento está analizando la conveniencia o no de desacoplar.

 

En ganadería, el consejero se ha mostrado favorable al desacoplamiento total en ovino, que actualmente tiene un 50% de la ayuda acoplada a la producción. Ante la delicada situación de este sector, el consejero ha considerado que el desacoplamiento tendría efectos positivos al ofrecer la posibilidad a los ganaderos menos competitivos y de mayor edad, de reorientar la producción, bajando la cabaña global y ajustando la oferta y la demanda . De esta manera, el descenso en la cabaña no supondría un recorte de ingresos de los ganaderos. El consejero ha apostado, además, por apoyar la producción competitiva de este sector a través del artículo 68 del reglamento comunitario, que permite reducir hasta el 10% los pagos desacoplados y ayudar así a los sectores más precarios a través de una ayuda directa.

 

La producción de vacas nodrizas se ejerce principalmente en zonas de montaña y tiene un papel fundamental en el mantenimiento del medio natural y vertebración territorial de las zonas donde se produce. Actualmente, toda la ayuda está acoplada a la producción. Gonzalo Arguilé apuesta por el desacoplamiento “sólo en el caso de que se implanten ayudas directas a través del artículo 68”. De esta forma, el consejero ha querido trasladar a los diputados el interés del Gobierno de Aragón por apoyar a estos dos sectores ganaderos, que se traduce, además, en otras medidas extraordinarias que ha puesto en marcha el Gobierno de Aragón.

 

Incrementar la modulación “recorte de ayudas- es otra de las propuestas de la Comisión. Actualmente, se descuenta el 5% a todas las ayudas para hacer políticas de desarrollo rural, excepto a los primeros 5.000 euros de ayuda. El “chequeo médico” pretende elevar el recorte -para las ayudas entre 5.000 y 100.000 euros- un 2% anual hasta el 13% en 2012. Para explotaciones que cobran más de 100.000 euros de ayuda, el recorte alcanzará el 22% en 2012. El destino de estos fondos sería la lucha contra el cambio climático, a través de desarrollo rural. En opinión del consejero “la lucha contra el cambio climático no debe reposar únicamente en el sector agrario, con lo que son necesarios nuevos fondos para este objetivo y no detraerlos de las ayudas directas”.

 

En definitiva, el consejero ha destacado que el “chequeo” no es más que la “antesala de un debate fundamental que se desarrollará en 2009”. “En este periodo- ha concluido- los ciudadanos de la Unión Europea deberán hacer frente a dos desafíos fundamentales: el cambio climático y la producción de suficientes alimentos a escala global. El peso de ambos desafíos no puede recaer en tanta medida sobre el sector agroalimentario. Es necesario que la sociedad sea consciente del papel geoestratégico de su sector agroalimentario, asegurando su futuro a través de políticas financieras dimensionadas para tales objetivos”.

Comentarios