Comienzan las actividades dirigidas a los jóvenes monegrinos

Las actividades denominadas “De Ocio” están dirigidas a los jóvenes monegrinos a partir de 12 años y se han presentado en los centros de secundaria de la comarca ubicados en Bujaraloz y Sariñena y este viernes lo harán en el instituto de Grañén. Están organizadas desde la Fundación para la Promoción de la Juventud y el Deporte de la Comarca de Los Monegros y se desarrollan dentro del Programa de Apertura de Centros de Secundaria del Gobierno de Aragón. Los ejes en torno a los cuales se va a trabajar este curso son la cultura urbana (arte, creatividad, interculturalidad,...), la educación medioambiental (excursiones, reciclaje, salud,...) y expresión corporal (teatro, autoestima, representaciones, bailes). El programa se desarrollará en tres trimestres: del 6 de octubre al 22 de diciembre, del 7 de enero al 27 de marzo y del 30 de marzo al 29 de junio.

De Ocio comprende desde juegos a dinámicas, talleres, cine fórum, excursiones, charlas, debates, concursos, exposiciones, etc. “buscando siempre la implicación de los jóvenes en la realización de las mismas y utilizando una metodología y dinámica de trabajo basadas en el consenso y el aprovechamiento de los intereses, capacidades y habilidades de cada uno de los integrantes de los grupos”, explica el consejero comarcal de Juventud y Deporte, Álvaro Amador. Los cursos ofertados surgen de las inquietudes de los propios jóvenes (“El circo en casa”: zancos, elaboración y manejo de cariocas, malabares, ... taller de radio, de goma espuma, bailes, teatro, talleres de fotografía, pintura, escultura, aerografía, escrituras del mundo o narración fantástica). Además, en los diferentes pueblos de la comarca se ofertan actividades de corta duración como talleres de manualidades, debates, talleres de reciclaje, dinámicas de grupo, juegos, organización de eventos, dinámicas de sensibilización y resolución de conflictos o técnicas de estudio.

Los objetivos generales son “favorecer y complementar el desarrollo personal de los jóvenes, posibilitar que los jóvenes participen en la vida social y cultural de su entorno, desarrollar el espíritu crítico de los participantes y fomentar hábitos de vida saludables y un mejor aprovechamiento del ocio y tiempo libre en los jóvenes de Los Monegros”. Los objetivos específicos para el presente curso son “fomentar el respeto y la tolerancia hacia los nuevos pobladores procedentes de culturas y territorios diferentes, sensibilizar hacia la diversidad y la riqueza intercultural, desarrollar la creatividad como medio de expresión, acercar a los jóvenes a su entorno para potenciar su conocimiento y sensibilidad hacia nuestra realidad rural y garantizar una oferta de ocio saludable durante todo el curso”.

Los Centros de Secundaria de la comarca son precisamente los lugares en los que se imparten estas actividades, aunque no son los únicos, ya que “no nos podemos olvidar de los jóvenes que viven en pueblos monegrinos pero acuden a institutos ubicados en otras comarcas y también hay que tener en cuenta que la utilización del Centro Educativo, como escenario de actividades de ocio, en algunos casos representa una dificultad sobre todo para aquellos jóvenes que están desencantados con el sistema. Si todas las actividades se realizaran en el centro escolar quedarían fuera de esta oferta aquellos jóvenes que se desplazan a sus pueblos después del horario lectivo”, informa Amador.

Éste es el motivo por el que los monitores de la Fundación acercan las actividades a los pueblos de la comarca con el fin de que “todos los jóvenes disfruten de las mismas oportunidades, al tiempo que se les dinamice para que parte de su ocio redunde en beneficio de su propio entorno, de modo que sean ellos mismos partícipes de la ejecución de actividades de su mismo pueblo”, señaló Amador.

En los centros de secundaria los animadores socioculturales de la Fundación se identifican como referente e informador de los jóvenes que desarrollan un plan de participación y dinamización en sus propios pueblos. Además se participa y colabora con el equipo directivo del centro escolar, en ocasiones puntuales. Durante el horario escolar, el animador está presente en el centro colaborando en distintas actividades, organizando eventos, recavando información y ofreciendo asesoría a los jóvenes. Según explica Amador, “la dinamización no termina allí, sino que también se trabaja con los padres desde el diálogo y la participación, a través de las AMPAS”. Asimismo, los jóvenes monegrinos participan a través de este servicio en programas como Habitárea (programa de integración intercultural), Preven Joven (para prevenir conductas de riesgo) y Esteparea (foro europeo de la juventud y el medio rural).

Comentarios