El Departamento de Salud y Consumo trabaja para dar una atención integral a los pacientes con trastornos mentales

La consejera de Salud y Consumo, Luisa María Noeno, ha asistido a la entrega de los Premios ASAPME, que ha tenido lugar en el Palacio de la Aljafería con motivo de la celebración del Día Mundial de la Salud Mental. El Departamento de Salud y Consumo viene trabajando desde 2002 en un modelo de atención comunitario de la Salud Mental en el que prima el tratamiento, el cuidado y la rehabilitación del paciente en su entorno habitual. Se trata de una de las estrategias de salud que tiene en marcha el Departamento, para abordar de forma integral los trastornos mentales que, según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), constituirán uno de los principales problemas de salud en la Región Europea en los próximos años.

 

De esta forma, todos los dispositivos de salud mental están integrados en la red del Sistema de Salud de Aragón y se está trabajando tanto por lograr la equidad territorial y de acceso a estos recursos como por ofrecer una atención integral al paciente, es decir, darle diagnóstico, tratamiento, cuidados y rehabilitación.

 

En los últimos años, el incremento en las partidas presupuestarias dedicadas a esta área ha alcanzado el 41%. En concreto, la inversión en capítulo de personal ha pasado de 12 a 14 millones de euros y la plantilla se ha ampliado en su conjunto el 144%. Actualmente la componen 93 psiquiatras (16 más que en 2002), 50 psicólogos clínicos (+13), 146 enfermeros (+42), 10 terapeutas ocupacionales (+6), 22 trabajadores sociales (+7) y 20 monitores (+16).

 

En infraestructuras, hay equipos de salud mental comunitarios, y se han ampliado los equipos de salud mental infantojuvenil, que han pasado de 4 a 8. Además, hay 6 unidades de hospitalización psiquiátrica en hospitales generales; se han creado 2 hospitales de día, de los que no había ninguno; las unidades de media estancia han pasado de 2 a 4 y las de larga estancia, de 3 a 5; y también ha crecido la dotación de centros de día, que han pasado 2 a 9. Por último, hay dos unidades monográficas de trastornos de la conducta alimentaria (adultos y jóvenes) y otra de trastornos de la personalidad, y se dispone de más plazas en pisos tutelados, de 55 a 114.

 

En los próximos meses, esta red de equipamientos se verá reforzada con el Centro Día infanto-juvenil de Movera, centros de día para adultos en Torrero, Calatayud, Alcañiz y Jaca, y una unidad de hospitalización de agudos infantojuvenil en el Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa de Zaragoza.

 

Las actuaciones desarrolladas en estos años también han implicado acciones de tipo organizativo, como son la descentralización de la gestión en el ámbito del sector sanitario, la creación de comisiones para ingresos y seguimiento de los pacientes en centros de rehabilitación y del Consejo Asesor de salud mental, el desarrollo del sistema de información de usuarios de salud mental y el establecimiento de la figura del coordinador de salud mental en el sector sanitario.

 

Por último, y ya en el ámbito de la participación, se han incorporado en la gestión de centros las asociaciones de enfermos, familiares y entidades sin ánimo de lucro como ASAPME, Caritas, La Caridad, Cruz Roja, Rey Ardid y Agustín Serrate. También se ha sumado a la planificación y gestión de centros a los profesionales sanitarios.

 

El trabajo del Departamento de Salud y Consumo en este campo continúa actualmente, con el objetivo de implementar tanto la cartera de servicios de Salud Mental de centros y unidades como los criterios de ordenación de recursos en cada Sector y localidad, y también de reducir progresivamente camas en los centros de larga estancia, convirtiéndolas en plazas en pisos y miniresidencias, y de asegurar la calidad a través del desarrollo de procesos y guías clínicas.

Comentarios