La consejera de Servicios Sociales destaca el papel de las instituciones en el camino hacia la igualdad efectiva entre hombres y mujeres en el medio rural

La consejera de Servicios Sociales y Familia, Ana Fernández, ha destacado el importante papel que tienen las Administraciones Públicas de cara a lograr la igualdad efectiva entre hombres y mujeres en el medio rural. Así lo ha señalado en la mesa redonda sobre políticas de igualdad en la que ha participado y que se enmarcaba en las jornadas organizadas por FADEMUR-Aragón para conmemorar el Día Internacional de las Mujeres Rurales. Una mesa en la que también han participado la secretaria de Estado de Educación y Formación, Eva Almunia, y la directora del Instituto de la Mujer, Rosa Perís.

 

La consejera ha incidido en que las políticas de igualdad son algo que pertenecen a los valores esenciales de una sociedad democrática y que “hablar de igualdad es hablar del núcleo de nuestra forma de vivir en sociedad”. En esta línea, ha añadido que es, junto con la libertad y la solidaridad, “el valor que hace que las personas puedan ser realmente dueñas de sí mismas y con derechos que pueden ejercer”.

 

En este sentido, ha destacado impulso a al desarrollo de medidas y leyes al que se que había asistido en los últimos meses y que ha supuesto un fuerte impulso de cara a lograr la igualdad efectiva. Así, como eje principal, ha señalado la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la Igualdad efectiva de mujeres y hombres, en la que se hace una referencia expresa al desarrollo rural.

 

Ana Fernández ha apuntado el papel de las instituciones en el impulso a varias líneas prioritarias de actuación de cara a lograr una auténtica igualdad en el ámbito rural. Así, en el terreno laboral ha comentado la ampliación de las posibilidades de integración en el mercado de trabajo, con medidas de apoyo a la contratación, mediante la formación específicamente en nuevos yacimientos de empleo o creando sus empresas.

 

La consejera también se ha referido al terreno de la conciliación de la vida familiar y laboral, mediante la creación de escuelas infantiles, una red de servicio de cuidadores a domicilio para personas mayores y para personas con discapacidad en situaciones de dependencia, al desarrollo de la Ley de Dependencia y, en general, a toda la red de servicios sociales y sus prestaciones, así como al fomento de mecanismos en la negociación colectiva para introducir cláusulas de flexibilidad horaria.

 

Además, ha apostado por la potenciación de tejido asociativo, participación, socialización y reivindicación y al impulso de la igualdad en el ámbito educativo y familiar, entre otras actuaciones de apoyo.

Comentarios