Adjudicada la rehabilitación del Puente Viejo de Monzón

El Boletín Oficial de Aragón publica el anuncio del Departamento de Obras Públicas, Urbanismo y Transportes, por el que se hace pública la adjudicación a la empresa Damarim S.L por un importe de 1.139.263 euros las obras de restauración del Puente Viejo de Monzón. La empresa adjudicataria ha realizado una baja de 177.000 euros.

El Gobierno de Aragón aporta el 60% este año del proyecto y el 40% restante es a cargo del Ayuntamiento de Monzón , esperando que esté terminado para las fiestas de septiembre de 2009.

El proyecto de rehabilitación está redactado por los arquitectos José Miguel Ferrando y David Ardanuy y según se afirmaba en la presentación busca recuperar todo el esplendor. El actual puente data del siglo XVIII de 1768 y el objetivo es recuperar con los materiales que se usaban en la época, por lo que los arquitectos se han documentado con CEHIMO para ser lo más fieles posible. La actuación se lleva a cabo por el desgaste lógico de 240 años de funcionamiento. En el proyecto se pretende recuperar la conexión del puente con el cauce, siguiendo las explicaciones dadas por el experto en puentes Fernández Ordóñez, explicaba el arquitecto, José Miguel Ferrando el día de la presentación del mismo.

El puente no sufrirá modificaciones siendo el ladrillo aragonés el utilizado. Una línea de luz recorrerá el bajo de los petriles. Para actuar en la estructura se empleará hormigón.

El objetivo es que el Puente Viejo cuándo esté rehabilitado mantenga la apariencia de tener los 240 años, que tiene. El paso por el puente se realizará con ladrillo y quedará como una alfombra. Sobre el cauce de un solo ojo se abren unas plataformas para que cuándo baje más agua, atraviese los tres ojos.

Con respecto al proyecto presentado en su día el Consejo Municipal de Patrimonio informaba que el Punete Viejo incluye como actuación complementaria, la instalación de varias planchas de hormigón de gran tamaño a los lados del cauce para ensalzar el monumento.

Tras estudiar el documento, la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) ha prohibido las obras en el cauce. Este posicionamiento coincide con el de CEHIMO, al que tampoco le gustaba el citado adorno.

Comentarios