Materiales romanos y objetos del siglo XVI se han encontrado bajo la Casa Irigoyen de Jaca

Casa Irigoyen

El Ayuntamiento de Jaca sigue trabajando en el proyecto de la Casa Irigoyen como espacio museístico de la historia de la ciudad. Para ello la arqueóloga Julia Justes ha realizado sondeos arqueológicos, dando cumplimiento así a la normativa vigente en cuanto a patrimonio se refiere. Los restos arqueológicos encontrados, entre ellos, materiales romanos, platos y escudilla de reflejo metálico de Muel del siglo XVI, productos de Muel y de talleres locales del siglo XVI y materiales modernos medievales y romanos, se han inventariado y han sido depositados para su estudio y catalogación en el Museo de Huesca.

También se ha encontrado un pozo de brocal octogonal en su estructura, que destaca como un interesante elemento arquitectónico desplazado de su situación original y posiblemente relacionado con el vecino convento medieval de las Benitas, es probable que se trate de una basa bajo medieval. Una vez realizados estos sondeos arqueológicos, se va a encargar el proyecto definitivo de rehabilitación del edificio.

La casa Irigoyen es una finca sita en la calle Mayor, 48, se trata de un edificio construido a finales del siglo XIX. Dicho edificio, propiedad del Ayuntamiento de Jaca, va a ser adecuado para uso público, por ello en previsión de que durante la fase de ejecución del proyecto pudieran aparecer restos arqueológicos, se ha realizado un estudio arqueológico previo a la redacción del proyecto de rehabilitación definitivo. La edificación consta de planta baja y dos alturas, así como un conjunto de 5 bodegas a diferentes niveles y posiblemente de varias épocas. Del conjunto de 507 metros cuadrados que constituyen la totalidad de la finca, 336 corresponde a la parte edificada y 173 a un patio trasero sin edificar.

La ubicación de la finca, al final de la C/ Mayor, en el núcleo originario de la ciudad ibero romana hace que la posibilidad de hallar estratos sea importante. El objetivo de esta intervención es conocer con la mayor exactitud posible, la existencia o no de niveles arqueológicos, por lo que se han realizado 9 sondeos, 7 en las bodegas y 2 en el patio exterior, ante lo que se puede concluir con el siguiente resultado: En el área ocupada por las bodegas es muy difícil la conservación de niveles arqueológicos, a pesar de ello se ha localizado parte de un pavimento de época romana que prácticamente afloraba en el suelo de la bodega.

Muy diferente es el comportamiento estratigráfico de las áreas no ocupadas por bodegas, ya que en ellas si que se conservan niveles arqueológicos de diferente cronología y riqueza. Tal y como atestiguan los abundantes restos muebles pertenecientes al siglo XVI, en esta época el área debió estar ocupada por viviendas, bodegas y pozos negros. Allí donde los niveles modernos no han profundizado se conservan niveles pobres, tanto de cronología alto medieval como romana.

Comentarios