La Nueva Ley de Ordenación del Territorio de Aragón introduce la figura de Interés General de la Comunidad para proyectos de gran transcendencia

El Consejo de Gobierno ha aprobado, a propuesta del Departamento de Política Territorial, Justicia e Interior del Gobierno de Aragón, el proyecto de Ley de Ordenación del Territorio de Aragón (LOTA) que se remitirá próximamente a las Cortes de Aragón para su debate parlamentario. Contempla la figura de Plan y Proyecto de Interés General, como evolución de los antiguamente denominados proyectos supramunicipales, define y amplía las funciones del Consejo de Ordenación Territorial de Aragón (COTA), e incluye su competencia para emitir dictámenes previos a su aprobación, sobre proyectos o planes del Estado con incidencia en el territorio.

 

Una normativa que sustituye a la ley 11/1992 de Ordenación del Territorio para crear un régimen jurídico más sencillo de comprender y aplicar, que ha sido necesario actualizar ante las novedades introducidas por la Unión Europea, en especial por la Estrategia Territorial Europea (Postdam 1999), y la Agenda Territorial Europea (Leipzig,2007). Sin olvidar, el desarrollo de la legislación ambiental como son la Ley 7/2006 de Protección Ambiental de Aragón y la Ley 42/2007 del Patrimonio Natural y la Diversidad. A estas novedades legislativas hay que añadir la adaptación de la normativa territorial al nuevo modelo de configuración administrativa de Aragón en comarcas. Además, hay que destacar que este proyecto de Ley recoge formalmente la separación de las competencias de la Comunidad Autónoma en materia de ordenación del territorio y urbanismo, que se vienen ejerciendo por los Departamentos correspondientes desde 1999.

 

Los objetivos básicos que inspiran esta normativa son: establecer condiciones de calidad de vida equivalentes para todos los habitantes del territorio, promover el desarrollo equilibrado y sostenible de la Comunidad Autónoma, haciendo compatible la protección del patrimonio natural y cultural con la competitividad económica, y la cohesión social, y asignar racionalmente los usos del suelo, al proporcionar criterios para la ubicación de los equipamientos e infraestructuras a los diversos sectores de la administración pública.

 

Para conseguir estos fines, el proyecto de Ley marca unas estrategias que se inspiran en la Estrategia Territorial Europea que son: desarrollar un sistema urbano equilibrado y policéntrico, basado en la organización comarcal y que establezca unas nuevas relaciones entre los núcleos urbanos y el medio rural. Garantizar a toda la población el acceso equivalente a los servicios y a la información. Proteger activamente el medio natural y cultural, teniendo en cuenta los riesgos naturales e inducidos. A estas estrategias hay que añadir, también, una especial atención a la coordinación y cooperación con todas las administraciones públicas que actúan en cada uno de los ámbitos del territorio, así como el adecuado impulso a la participación ciudadana en la elaboración de los diferentes instrumentos territoriales.

 

Como novedad en la normativa territorial se recoge la figura del Plan y Proyecto de Interés General, como instrumento de ordenación territorial que transciende y evoluciona el concepto de proyectos supramunicipales. Se define el papel del Consejo de Ordenación del Territorio de Aragón,(COTA), con competencias y actividad únicamente en materia de ordenación territorial y que amplía su objeto de actuación. Así deberá emitir un dictamen autonómico de los planes y proyectos del Estado con incidencia territorial.

Consta de 56 artículos en torno a un Título Preliminar, cinco Títulos, once Disposiciones y un anexo de infraestructuras sujeto a la necesidad de informe territorial. En el Título Preliminar se recogen los objetivos, en el Título Primero se establecen los órganos competentes en la ordenación del territorio y las medidas específicamente previstas para asegurar la coordinación administrativa entre los distintos departamentos de la Comunidad Autónoma, con las entidades locales, con otras comunidades autónomas, la cooperación con autoridades territoriales francesas y la coordinación con el Estado. En el Segundo se regulan los instrumentos de planeamiento territorial: la Estrategia de Ordenación Territorial de Aragón, y las Directrices Territoriales que pueden ser zonales o especiales. El Título tercero incluye los instrumentos de gestión territorial: Programas de Gestión Territorial y Planes o Proyectos de Interés General de Aragón. El Título Cuarto regula los instrumentos de información territorial como son el Sistema de Información Territorial y los Documentos Informativos Territoriales. El Título Quinto recoge otros instrumentos complementarios como son el dictamen autonómico sobre planes y proyectos del Estado y el informe territorial sobre planes, programas y proyectos.

 

Una normativa que potencia el papel de la Comisión Delegada del Gobierno para la Política Territorial y que supone una nueva definición de las competencias del Consejo de Ordenación Territorial de Aragón,(COTA), que pasa a depender del Departamento competente en materia de ordenación del territorio y que centrará su actividad en asuntos de transcendencia territorial.. Asimismo, como novedad introducida en esta ley, también tendrá competencias para emitir dictamen previo antes de su aprobación, sobre los planes y proyectos del Estado con incidencia territorial. Especialmente los proyectos que integran infraestructuras y planificación hidrológica. Concretamente, cualquier propuesta de obra hidráulica o de transferencia de aguas que afecte al territorio, y que, en particular, sean instrumentadas por vía de transacción o cesión de derechos al uso privativo del agua

 

Tendrá, también, la competencia, con carácter general, de emitir informes territoriales sobre los planes sectoriales de la Comunidad u otras actuaciones con incidencia territorial como infraestructuras de comunicación, hidráulicas, energéticas, proyectos urbanísticos o equipamientos y servicios.

 

Asimismo, esta ley recoge el concepto de Planes y Proyectos de Interés General, instrumentos por los que se autoriza y regula la implantación de actividades de especial transcendencia territorial que se ubiquen en más de un término municipal o que situándose sólo en uno, transciendan de dicho ámbito por su incidencia territorial, económica, social o cultural, su magnitud o sus singulares características. Pueden ser objeto de tramitación bajo este concepto, las infraestructuras, instalaciones, redes y equipamientos, la ejecución de políticas, planes y programas, y de cualesquiera otras grandes actuaciones territoriales, pudiendo concretarse en la legislación urbanística u otras leyes sectoriales. Serán promovidos por el Gobierno de Aragón, a iniciativa propia o también a instancia de la iniciativa privada, pero el Ejecutivo será siempre el encargado de calificarlos como tales.

 

Esta ley fija como instrumentos de planeamiento territorial la Estrategia de Ordenación Territorial de Aragón y las Directrices de Ordenación Territorial, en ambos casos se aprueban mediante decreto por el Gobierno de Aragón. La finalidad de la Estrategia es determinar el modelo de ordenación y desarrollo territorial sostenible, las estrategias para alcanzarlo y los indicadores de seguimiento y evaluación del mismo.

 

Por otro lado, caben dos modalidades de Directrices: a) zonales que establecen los objetivos de desarrollo territorial de una o varias comarcas, u otras zonas delimitadas con características homogéneas, o especiales si inciden sobre actividades económicas o administrativas. Ambos instrumentos se ejecutan a través de los Programas Gestión Territorial que incluyen el conjunto de actuaciones concretas que se deben realizar en un ámbito territorial determinado, así como el sector y el periodo de tiempo.

 

Asimismo, la Ley contempla el Sistema de Información Territorial de Aragón (SITAR) como servicio público gestionado por el Centro de Información Territorial de Aragón . Está integrado por toda la información con transcendencia territorial generada por la Administración, y por las entidades locales, siendo la cartografía uno de sus ejes fundamentales, y también por la que se produzca fruto de convenios con otras entidades. A partir del SITAR, el CITA elaborará y actualizará los documentos informativos territoriales necesarios para la elaboración de la Estrategia de Ordenación Territorial, las Directrices y los Programas de Gestión. (índices territoriales, mapas de riesgos, planeamiento territorial…)

Comentarios