El presupuesto de la Comunidad Autónoma para 2009 contempla un gasto de 5.838 millones de euros

El Consejo de Gobierno del Ejecutivo autonómico ha aprobado la remisión a las Cortes del proyecto de Ley de Presupuestos de la Comunidad Autónoma de Aragón para 2009, que contempla un gasto de 5,838 millones de euros, un 4,85% más que el ejercicio anterior.

 

El proyecto de Ley de Presupuestos aprobado por el Gobierno de Aragón tiene como finalidad estimular la economía aragonesa en un escenario internacional de crisis económica y financiera, respondiendo a dos objetivos básicos: en primer lugar, amortiguar los efectos negativos que la crisis pueda tener sobre los aragoneses, con el refuerzo de las políticas sociales; y, en segundo lugar, incidiendo en los factores y sectores productivos que sitúen a las comunidades autónomas en las posiciones más favorables para afrontar el próximo ciclo económico.

 

Estabilidad Presupuestaria

Las cuentas públicas de la Comunidad Autónoma se encuadran en la actual situación de crisis económica, que configura un nuevo escenario para el devenir de las finanzas públicas autonómicas. En dicho contexto, el Gobierno de Aragón ha tenido que realizar un esfuerzo adicional para mantener un nivel de crecimiento presupuestario compatible con el principio de estabilidad presupuestaria a lo largo del ciclo y realizando un ejercicio de racionalización y reorganización de determinadas partidas que permitan adoptar medidas para actuar de forma inmediata, impulsando actuaciones de carácter estructural (recogidas en el AESPA y en la Iniciativa Estratégica de Crecimiento) y con medidas que incidan en el fortalecimiento de las políticas sociales de la Comunidad Autónoma.

 

El Presupuesto de la Comunidad Autónoma para 2009 se mantiene en el marco de estabilidad presupuestaria fijado por el Estado. Este hecho permite que, en un escenario económico como el actual, Aragón apruebe unos presupuestos con un déficit de hasta el 1% del Producto Interior Bruto (PIB).

 

El Proyecto de Ley de Presupuestos 2009

El proyecto de Ley de Presupuestos de la Comunidad Autónoma para 2009 contiene una orientación productiva del gasto público, con el impulso de un paquete de medidas que pretenden propiciar la reactivación económica, continuando con el esfuerzo inversor y los programas de empleo. La acción presupuestaria va dirigida también al reforzamiento de las políticas sociales. Por ello, la política social así entendida sintetizándola al ámbito de la salud, educación y servicios sociales constituirá el núcleo principal de las obligaciones de gasto del año 2009, es decir, el 62% del total. De hecho, está previsto que 240 de los 270 millones de euros que se incrementa el presupuesto del próximo año se destine a políticas sociales. Concretamente, el mayor crecimiento lo representa el Departamento de Servicios Sociales y Familia, que experimenta un incremento de más del 40% respecto del ejercicio anterior con el objeto de poder afrontar con la mayor garantía posible, dentro de las limitaciones presupuestarias que la coyuntura impone, la aplicación de la Ley de Dependencia.

 

El gasto en Sanidad, otro de los pilares tradicionales del Estado del Bienestar, crece significativamente por encima de la media del presupuesto (7,58%). Con este incremento, el presupuesto del Departamento de Salud y Consumo del Gobierno de Aragón representa casi un tercio del total del presupuesto de la Comunidad Autónoma para 2009.

 

Por lo que respecta al gasto en Infraestructuras y Medio Ambiente, crece alrededor de 3 puntos y medio por encima de la media del presupuesto, impulsado por el convenio que el Gobierno de Aragón ha suscrito con la Administración General del Estado sobre la calidad de las aguas.

 

Destaca también el mantenimiento de un elevado grado inversor dado que el importe de los capítulos VI y VII (los relativos a la inversión pública) presentan el nivel más elevado de la Comunidad Autónoma, excluyendo los ejercicios presupuestarios que incluyeron obras asociadas a la celebración de la Expo.

 

Los ingresos públicos

Tal y como se ha comentado con anterioridad, la coyuntura económica obliga a saldar las cuentas públicas de 2009 con un déficit no financiero de 334 millones de euros.

Respecto a los ingresos no financieros, el comportamiento de sus diferentes componentes resulta muy dispar. Frente a los impuestos directos y las transferencias corrientes y de capital, que siguen una evolución positiva, los impuestos indirectos experimentan un retroceso fruto de la afección que tiene sobre el consumo la evolución de la economía y la crisis inmobiliaria.

 

Por tanto, los impuestos directos crecen en su conjunto un 14,5% fruto del buen comportamiento registrado por el IRPF. Sin embargo, la imposición indirecta disminuye un 18%. El parón inmobiliario y la caída del consumo explican las importantes reducciones que experimentan las partidas correspondientes a Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (-47% y -33%, respectivamente).

 

Asimismo, el peor comportamiento de la actividad económica en general, reflejado en la caída del consumo, trae como consecuencia la contracción en la recaudación del IVA (-12,5%) e Impuestos Especiales (-2,2%).

Comentarios