La confianza de las empresas continúa deteriorándose

El Indicador de Confianza Empresarial del mes de octubre, que elaboran las Cámaras de Comercio, ha experimentado una nueva caída hasta situarse en -19,4, 6,8 puntos por debajo del dato registrado en el mes de julio. De las tres variables que componen el ICE, la cifra de negocio es la que presenta el peor comportamiento. La facturación de las empresas podría estar resintiéndose ante la desaceleración del consumo. Esta circunstancia se confirma, ya que las empresas consideran que la debilidad de la demanda es el principal factor que limita la marcha de su actividad.

La inversión empresarial también alcanza saldos negativos, coincidiendo con un incremento de las dificultades de financiación de las empresas como factor que dificulta su actividad. Estos problemas para acceder a financiación podrían paralizar o retrasar decisiones de inversión.

Finalmente, en el contexto generalizado de menor confianza también influye el empleo. El saldo de esta variable es negativo, lo que indica que es mayor el porcentaje de compañías que prevén reducir sus plantillas que aquéllas que las aumentarán. La menor presión de la demanda de trabajo se refleja en una importancia inferior de la escasez de personal cualificado como factor que limita la actividad empresarial.

Por sectores, si bien se mantiene el pesimismo en la construcción al reducirse el ICE en cerca de dos puntos, los saldos negativos parecen estabilizarse respecto a los datos de la encuesta anterior. En la industria, el deterioro de la confianza es evidente. Debilidad del consumo interno, menores exportaciones y reducción de la inversión productiva están detrás de este retroceso. En cuanto a los servicios, el ICE se reduce de forma generalizada. El ICE comercial es que alcanza el valor más bajo, debido a la debilidad interna; el de hostelería mantiene su tendencia a la baja y la rama de “otros servicios” también presentan un deterioro

METODOLOGÍA

El ICE analiza, trimestralmente, las perspectivas de más de 5.000 empresas sobre cifra de negocio, empleo, precios, inversión y exportaciones. La distribución de la muestra se realiza según tamaño, sector y CCAA.

Se calculan los saldos, que son la diferencia entre el porcentaje de empresas que señala avances en la variable y el que señala disminuciones.

Estos saldos se corrigen de los efectos de la estacionalidad.

La SITUACIÓN de los negocios y las EXPECTATIVAS se calculan como media de los saldos, corregidos de estacionalidad, de las variables cifra de negocio, empleo e inversión, referidas al trimestre cerrado o al próximo, respectivamente.

El ICE se calcula como la media de las series SITUACIÓN y EXPECTATIVAS. El ICE varía entre –100 y +100.

Comentarios