Las escuelas de esquí de Aragón se unen en una asociación

estación de Cerler , esquiadores , marzo 08

El sector agrupa a cerca de 800 profesionales repartidos en las estaciones de Astún, Candanchú, Cerler, formigal, Panticosa, Javalambre, Valdelinares y circuitos de esquí nórdico.

En una reunión celebrada en Huesca sus responsables han decidido crear a corto plazo una asociación que agrupe todas las escuelas. De momento se ha creado una junta gestora que preside Antonio del Cacho.

La idea es poner en comun todos los intereses y ofertar a los clientes los mismos conceptos tal y como ha explicado a Radio Huesca Digital Del Cacho

HISTORIA

El esquí hizo su aparición en nuestro país poco antes de 1910. Las escasas personas que lo practicaban eran miembros de los clubes de montaña que empezaban a surgir por aquella época. En los años treinta se crean pequeños grupos de aficionados que practican el esquí en La Molina, Navacerrada, Nuria, Candanchú, Pajares y Sierra Nevada, formados por autodidactas o por esquiadores que habían recibido enseñanzas de extranjeros procedentes de países nórdicos y alpinos desplazados a España.

Ya en 1924, el ejército creó en España los primeros Batallones de Montaña, cada uno de los cuales contaba con una Sección de Esquiadores. A pesar de las considerables dificultades existentes, debidas al bajo nivel del esquí nacional, un grupo de oficiales entusiastas realizó una esforzada labor para instruir a los soldados en la técnica del esquí.

Un hito importante en la historia del esquí español fue la fundación, en 1941, de la Federación Española de Esquí (FEDE), independizándose de la Federación de Montaña de la que había formado parte desde 1930. Comenzó así a experimentarse un notable crecimiento de este deporte, tanto en practicantes como en nivel técnico.

En 1945 el Centro Excursionista de Cataluña funda en La Molina una escuela de esquí y edita un folleto para la enseñanza de la técnica del esquí. Hacia 1960 funcionaban tres escuelas de esquí propiamente dichas: La Molina, Candanchú y la escuela castellana.

Comentarios