Luisa Fernanda Rudi, en Radio Huesca Digital

Luisa Fernanda Rudi, estudios Localia, oct 08

Luisa Fernanda Rudi, en Radio Huesca Digital

Luisa Fernanda Rudi, diputada en el Congreso por el PP por la provincia de Zaragoza, y candidata a presidir el partido en Aragón, vino a Huesca a mantener una reunión con la Junta Directiva Provincial del Partido Popular en Huesca y con los concejales del ayuntamiento oscense.

Dada su situación de candidata, ¿hay que estar en contacto con los compañeros del partido?

Los nuevos estatutos del partido prevén que cuando hay un congreso regional, los candidatos hagan una especie de campaña electoral interna, en el supuesto de que haya más de uno. En este caso, soy candidata única, pero quería mantener contacto con las estructuras provinciales del partido y con los grupos institucionales. La semana pasada estuve con los diputados en las Cortes de Aragón, también con la directiva provincial en Zaragoza, con las Nuevas Generaciones. Ahora estamos en Huesca y el lunes tocará la provincia de Teruel.

¿Cómo surge el elegirla a usted como candidata de consenso a presidir el PP en Aragón?

Cuando en junio, Gustavo Alcalde anunció su intención de no presentarse a la reelección, se inició un proceso de sustitución; de muchas conversaciones entre mucha gente, en Zaragoza, en Huesca, en Teruel… Aparentemente había dos candidaturas. Antonio Suárez, el actual portavoz había presentado su candidatura. Y Antonio Torres, presidente provincial de Huesca, no lo había anunciado de forma oficial, pero extraoficialmente sí se sabía que había un grupo de gente nucleado a su alrededor. Al final, muchos compañeros míos de Aragón entendieron que yo podía ser la candidata. Desde la dirección nacional se entendió lo mismo, y aquí estoy, preparando el congreso regional y con ganas de liderar un proyecto político ganador para Aragón del Partido Popular.

¿Se trataba de que no hubiera confrontación?

No necesariamente eso. De lo que se trataba era de buscar lo mejor para construir un equipo que liderara el Partido Popular hasta la victoria en las próximas elecciones autonómicas. Parece cierto que cuando hay dos candidaturas, ahí se pierden activos. Se suele dividir el partido en dos y hay personas que se pueden perder. Lo que nos va a permitir una candidatura de consenso es que sea representativa de las tres provincias y de los casi 20.000 militantes que tiene el PP en Aragón.

Hay quien dice que ha sido una imposición de Madrid.

No soy yo quien debe decirlo, pero le puedo asegurar que en todas las conversaciones, cuando todo el mundo se preguntaba si podía haber una persona de consenso, parece ser que siempre aparecía mi nombre. Y no me refiero sólo a conversaciones en Madrid, sino entre personas significativas del partido en Aragón.

¿Le apetece a usted presidir el PP en Aragón?

En primer lugar debo agradecer a mis compañeros la propuesta. En cuanto salió mi candidatura, tanto Antonio Suárez como Antonio Torres me llamaron para ponerse a mi disposición. Es un reto nuevo, y yo, todos los trabajos que acometo, los emprendo con ganas. De hecho estoy trabajando mucho en este proceso.

Hablemos de Antonio Torres. ¿Qué papel jugará en su equipo?

Antonio Torres ya está jugando un papel, en cuanto que es ponente de una ponencia muy importante para el Congreso, la de Desarrollo Sostenible. Y me va a permitir que no le diga nada más, porque yo de nombres no diré absolutamente nada hasta que no presente la candidatura en el momento del congreso.

¿Cómo va a ser ese Congreso, los días 8 y 9 de noviembre?

Va a ser un Congreso más grande que en otras ocasiones. Vamos casi a mil compromisarios y yo he basado todos mis trabajos previos en dos ejes: por una parte uno interno, de mensaje a la militancia, de ilusión. Tenemos que salir de ese congreso con ganas de comernos el mundo, convencidos de que nuestro proyecto político para Aragón es el mejor proyecto para los aragoneses. Por otro lado, quiero que sea un congreso muy abierto. La actividad del sábado será más dirigida hacia adentro. El día de la clausura nos presentaremos de nuevo a todos los aragoneses.

¿Está el Partido Popular en Aragón desanimado? ¿Hay que rearmarlo?

No está desanimado. Ésta es una pregunta que me están haciendo todos ustedes. El Partido Popular en Aragón está con un suelo del 37-38% del voto en las Elecciones Generales. Es un suelo altísimo. No es para que estemos lamiéndonos las heridas. En 1999 fuimos la fuerza más votada, pero el Partido Aragonés decidió cambiar de socio de gobierno y a partir de allí hemos estado en la oposición. Yo creo que tenemos un buen proyecto político, por lo que nos esperan dos años y medio de intenso trabajo, de patearnos todo Aragón, de este a oeste y de norte a sur, y sobre todo, de saber adelantarnos a las demandas de los aragoneses.

¿Qué discurso tienen que cambiar para ganar?

Pegarnos al terreno. No es lo mismo un proyecto político de hace 4 años al actual, porque la sociedad ha cambiado y los problemas no son los mismos. Hace 4 años estábamos creciendo a unas tasas importantes y se estaba creando empleo. En estos momentos, tenemos una crisis económica y estamos destruyendo empleo.

¿Será usted la candidata a presidir el Gobierno de Aragón por el Partido Popular?

En mi partido, los estatutos no prevén que, automáticamente, por ser presidente regional se sea candidato. Eso llegará en su momento.

¿Le gustaría?

Yo no tengo más horizonte que mi trabajo inmediato. Y ese trabajo será ser, a partir del 9 de noviembre la presidenta del PP en Aragón y construir el mejor proyecto político para dar solución a los aragoneses y para que, por ello, nos den mayoritariamente su confianza.

Y en el caso de que fuese finalmente candidata y ganara las elecciones, ¿pactaría con el PAR?

Yo goberné el Ayuntamiento de Zaragoza en un pacto de gobierno con el Partido Aragonés, no soy nueva en gobiernos de coalición. Pero le voy a decir una cosa: mi aspiración es no necesitar a nadie para gobernar. De pactos se puede y se debe hablar a partir de las 12 de la noche del día electoral, con los resultados encima de la mesa.

¿Cómo está Aragón, cómo lo ve usted?

Yo veo un Aragón dual. Ha adelantado, por supuesto, en el tema de infraestructuras, ha habido avances importantes que muchos de ellos los dejamos nosotros hechos. El Partido Popular en el Gobierno de la Nación dio un empujón importantísimo en infraestructuras de Aragón. En Aragón ha podido hacerse la Expo, gracias a todo lo que dejó hecho el Partido Popular. Yo lo que creo es que ha habido unos años de gobierno de Marcelino Iglesias, que se ha limitado a quedarse quieto, a no hacer demasiado ruido, pero tampoco a construir demasiadas cosas interesantes para los aragoneses. Yo no veo que en lo que son infraestructuras autonómicas se haya avanzado. En algunos momentos he tenido envidia de lo que son las carreteras autonómicas en otros lugares como Castilla La Mancha, Andalucía o Castilla-León. Ese avance, aquí en Aragón, no lo hemos visto. Hemos visto sólo inercia.

Y en este momento, además de que en la inversión en Aragón de los Presupuestos Generales del Estado se nos ha castigado. No sólo es que han disminuido las inversiones como en ninguna otra comunidad autónoma, es que en los planes plurianuales de las grandes obras (hidráulicas, carreteras…), se han alargado los plazos una vez más. En estos años de gobierno socialista en Aragón, la comunidad no ha avanzado y no se ha invertido en lo que realmente es riqueza productiva para una región, que es en infraestructuras y en medios productivos

Y si hablamos de los presupuestos de la Comunidad Autónoma de Aragón, sorprende negativamente que en un momento de crisis, con necesidad de un presupuesto austero, sólo suba el gasto corriente y, además, en asesores y puestos de confianza.

Usted que ha estado en Bruselas, ¿desde ahí se puede hacer algo por Aragón?

Desde Bruselas se puede hacer algo por Europa, por España y por Aragón. No podemos analizar Aragón aislado del resto del mundo, y en numerosas ocasiones los aragoneses tenemos esa mala costumbre: mirarnos el ombligo y olvidarnos de todo lo que hay alrededor. Aragón es una región con una situación privilegiada, que no está bien aprovechada. Está dentro de un país que es uno de los cinco grandes de Europa por el número de población. En un mundo globalizado, no puede ser pensar solamente en los límites de Aragón. Hay que entenderse como una pieza importante, pero parte de un todo mucho más importante.

Comentarios