Iglesias y Montilla presentan la Asociación para el desarrollo de la Ribagorza Románica

Los Presidentes de Aragón y Catalunya, Marcelino Iglesias y José Montilla, presentaban este domingo en la iglesia de San Clemente de Taüll el proyecto de Asociación para el desarrollo de la Ribagorza Románica. Les han acompañado el secretario de Estado de Medio Rural y Agua, Joseph Puxeu, el consejero de Obras Públicas, Urbanismo y Transportes, Alfonso Vicente, y el conseller de Agricultura de la Generalitat, Joaquim Llena i Cortina. Han asistido al cato asimismo los alcaldes de los municipios afectados. En el encuentro Iglesias pedía la devolución de los bienes a la Diócesis Barbastro-Monzón.

El Programa Ribagorza Románica comprende un conjunto de medidas y actuaciones concebidas para mejorar el nivel de vida de las poblaciones rurales más desfavorecidas. Entre sus objetivos está frenar el proceso de despoblación, así como consolidar y mejorar la actividad agropecuaria, crear canales y estrategias de distribución y comercialización, generar nuevas actividades económicas y captar nuevos residentes y visitantes.

Los campos de actuación son diversos: la actividad económica, incluyendo la relacionada con los atractivos culturales y naturales de la zona de Ribagorza Románica; las explotaciones agrícolas y ganaderas; los servicios, equipamientos básicos e infraestructuras, como la educación, la sanidad y la atención social; el cuidado del patrimonio natural y de la biodiversidad; el acceso a la vivienda en el medio rural y la ordenación territorial y el urbanismo. El presupuesto del convenio asciende a 5 millones de euros por año entre 2008 y 2012 procedentes del Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino.

El área geográfica sobre la que se actúa mantiene una tradición agrícola y claramente rural, y corresponde a los valles del Ésera, Isábena y Noguera Ribagorzana, así como su afluente Noguera de Tor. Los municipios aragoneses que se beneficiarán de esta iniciativa son Arén, Bonansa, Isábena, Laspaúles, Montanuy, Puente de Montañana, Sopeira, Torre la Ribera, Valle de Lierp y Veracruz, mientras que los catalanes son El Pont de Suerte, la Vall de Boí, Vilaller y La Terreta de Tremp.

El carácter montañoso, rural y eminentemente agrícola de esta zona, así como su baja densidad de población y gran riqueza cultural y natural han hecho de este territorio de actuación el objetivo de esta iniciativa pública. Su población es de 6.069 habitantes (4.263 catalanes y 1.806 en 10 municipios de Aragón) en 112 núcleos poblacionales, (33 catalanes y resto aragoneses) de los cuales solo el 10% tienen más de 100 habitantes. Esta iniciativa arranca con la firma del convenio marco en enero de 2008 a cargo de todas las instituciones implicadas y corresponde al desarrollo de la Ley de Desarrollo Sostenible del Medio Rural.

Tras la presentación, los Presidentes de Aragón y Catalunya han visitado el conjunto histórico de Montañana. Este núcleo ha sido restaurado íntegramente por el Gobierno de Aragón y ha contado con una inversión de 2,2 millones de euros hasta 2007 y de 5,4 millones entre 2007 y 2008.

Se han acometido intervenciones de emergencia de la Torre “Camino de las Heras” y la rehabilitación del camino de acceso, así como en viviendas, edificios (ayuntamiento) e iglesias (Santa María de Baldós), la muralla sobre el casco urbano en el barranco de San Miguel,  la consolidación de las laderas a los barrancos de San Miguel y San Juan y consolidación del arco en calle La Iglesia en Puente Montañana, entre otras actuaciones. Actualmente hay proyectos en ejecución como las obras de reparación del antiguo camino que unía Montañana con Benabarre (180.486 euros), que comenzó el pasado lunes día 20 y tiene una duración estimada de 6 meses.

El litigio de los bienes también presente en el encuentro de Iglesias y Montilla

El presidente del Gobierno de Aragón, Marcelino Iglesias, aprovechaba el encuentro con el presidente de la Generalitat, José Montilla, para pedirle que facilite al Obispo de Lérida la entrega de las obras de arte sacro que reclama el Obispado de Barbastro-Monzón, tal y como se comprometieron los dos obispos a finales de junio. Iglesias constató que los obispos de Lérida y de Huesca tienen problemas y toca al gobierno aragonés y catalán la tarea de "ayudarles a cumplir su voluntad", tras reconocer que llegar a acuerdos "a veces no es fácil".

El presidente de Aragón también afirmaba que no tiene ninguna duda de que su homólogo en Cataluña trabajará para buscar una solución en "la línea de lo que quieren ellos". Iglesias consideraba que se debe dar con una salida que sea "buena para los obispos y buena para nuestra sociedad".

El presidente de la Generalitat, José Montilla, manifestaba que Cataluña y Aragón, junto al resto de comunidades de los Pirineos, tienen el deber de respetar lo que les "une" y el deber de respetar lo que es de cada uno. "El legado que hemos recibido", aseguraba.

Montilla afirmaba también que las dos comunidades deben respetar el patrimonio cultural y los recursos naturales, también compartidos." De la misma manera que tenemos el derecho a "no estar de acuerdo en todo", advertía. "Las fronteras separan, pero las fronteras naturales, administrativas, eclesiásticas, lingüísticas deben ser más que líneas de separación también líneas de sutura y de espacio de intersección", indicaba el presidente de la Generalitat.

Comentarios