Farolas de bajo consumo en las calles comerciales de Monzón del casco antiguo

farolas, electricidad

La Brigada de Servicios del Ayuntamiento ha comenzado los trabajos de instalación de 42 farolas en varias calles comerciales del casco antiguo. En concreto: calles Mayor, Joaquín Costa hasta el cruce con San Mateo, San Antonio, Miguel Servet y Blas Sorribas. Las modernas luminarias sustituyen a los tradicionales faroles, de estética más convencional. La iniciativa responde a una demanda de la Asociación de Comercio y Servicios, interesada desde hace tiempo en aumentar la iluminación de las citadas vías. La inversión se eleva a 35.000 euros (el proyecto lo ejecuta el Ayuntamiento), y la Asociación aporta cerca de 18.000 procedentes de una subvención del Departamento de Industria, Comercio y Turismo de la DGA (línea de ayudas para obras de mejora del equipamiento urbano que benefician al sector comercial).

El concejal de Urbanismo, Miguel Aso, indicó: “Se cambian los faroles existentes por lámparas iguales a las colocadas en la plaza de Santa María. La luz de los faroles se difumina porque sale en todas las direcciones, mientras que la nueva luminaria la concentra en la calle. Se mejora la eficiencia energética y se reduce la contaminación lumínica”. El ahorro energético viene dado por las reactancias electrónicas emisoras de la luz y la posibilidad de regular la potencia por radiofrecuencia (en función de la necesidad de cada franja horaria). Este sistema es el mismo que instaló hace unos meses el Ayuntamiento en el Parque de la Jacilla.

Por otro lado, la Brigada va a empezar a cambiar las luces de los semáforos por “leds”. El Ayuntamiento se acogió el año pasado al programa de ayudas del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) del Ministerio de Industria para cambiar las tradicionales luces de los semáforos por elementos de la tecnología LED, caracterizados por su altísimo rendimiento y notable ahorro energético respecto de los convencionales. En concreto, los semáforos dotados con diodos LED reducen el consumo de energía en un 75 por ciento y mejoran la seguridad del tráfico por su mayor luminosidad, fiabilidad y durabilidad. La convocatoria establece que el IDAE aporta las ópticas y el Ayuntamiento se encarga del montaje.

Comentarios