Cartas al director: APSAR cerró el negocio

María Luzán Oto

Ex – trabajadora de APSAR

Nunca pensamos que todos nuestros sueños y esperanzas se irían al traste.

Todas nosotras nunca pensamos, como dijo alguien, ser “tristemente famosas”. “APSAR cerró ayer el negocio y deja a 21 empleados en el paro”. Esta fue la noticia.

Era una muerte anunciada por muchas razones, y todos los que día a día lo veíamos, entendíamos que no tenía futuro, porque como se ha dicho “existía una mala gestión.”

Qué pena que en los tiempos que corren, una empresa con futuro en el mercado laboral, dejen que se vaya al garete. La única empresa de Apósitos sanitarios de Aragón.

Quién sabe, quizás en un futuro alguien sepa echar unos buenos cimientos, y levantarla otra vez. Porque cuando hay una buena base, la casa nunca cae.

Desde estas líneas dar las gracias a todas mis compañeras, por esos buenos momentos que de todos estos años me llevo. Para mí ya forman parte de mi vida, y espero que siempre sea así.

También dar las gracias a Arancha García-Carpintero, porque en estos últimos meses nos ha apoyado, no sólo en lo profesional, siempre teniendo una palabra de ánimo y lucha. Detrás de esa fuerza de mujer hay un ser encantador.

Nunca olvidaré ese 15 de Octubre, a las 14,30 horas, cuando todavía esperábamos que alguien humildemente tuviese el valor de mirarnos a la cara, y dar algún tipo de explicación, lo cuál no fue así. Tampoco esperábamos una despedida “al Santo”, como un 15 de Agosto.

A todas vosotras, amigas y compañeras, desearos lo mejor en vuestro presente y futuro. Seguiremos luchando para que algún día nuestros sueños se vean cumplidos. La vida no termina aquí.

Yo me llevo lo mejor de cada una de vosotras. Con todo mi cariño.

Comentarios