En noviembre comienza la vacunación contra el papiloma, virus que provoca el cáncer de cuello de útero

La campaña de vacunación contra el papiloma virus, que previene el cáncer de cuello de útero, comenzará este mes de noviembre. Cada comunidad autónoma ha establecido unos requisitos de edad para asignar la vacuna, y en Aragón se decidió vacunar a las adolescentes que tengan 14 años. Ellas deberán acudir a su centro de salud para recibir las tres dosis de la vacuna a partir de noviembre.

Esta primera campaña de vacunación está destinada a las jóvenes nacidas en 1994. En otoño de 2009 se vacunará a las nacidas en 1995 y así sucesivamente. Desde Salud Pública se enviarán cartas a domicilio para informar a las familias del calendario exacto de vacunación.

El fármaco combate con una eficacia del cien por cien el virus del papiloma de los genotipos 16 y 18, que causan la mayoría de los cánceres de útero. Este cáncer es el segundo tumor más frecuente entre las mujeres, por lo que esta vacuna supone un gran avance.

El virus del papiloma humano (VPH) es un virus de transmisión sexual cuyo contagio se da por medio del contacto genital. Al menos 50% de las personas que han tenido experiencias sexuales tendrán el VPH en algún momento de sus vidas.

Son necesarias 3 inyecciones que coinciden con el calendario del curso escolar. Una vez aplicada la primera, necesitará vacunarse por segunda vez 2 meses después. La tercera vacuna debe ser inyectada 6 meses después de la primera. Los tres pinchazos que sufrirá cada niña costarán a las arcas aragonesas un total de 312 euros, lo que supone una inversión global, que se repetirá cada año, de 1,7 millones de euros. De este modo, unas 5.500 niñas aragonesas (943 de Huesca) de 14 años podrán beneficiarse este curso de este nuevo fármaco en los centros de Atención Primaria.

El resto de las mujeres que se quieran vacunar, siempre con prescripción médica, tendrán que pagar una aportación, aunque todavía no se sabe con claridad de cuanto será.

Es una vacuna algo controvertida, ya que genera altos costes a las arcas públicas y no evita al 100% el cáncer de útero. Los partidarios afirman que hoy en día es el único cáncer que se puede prevenir con una vacuna, por ello es importante el uso de estos conocimientos para el bien público. También hay quien habla de unos gastos excesivos para la incidencia de la enfermedad.

Aragón ha decidido escoger la edad de 14 años para realizar las vacunaciones, si bien la recomendación de los expertos establecía una franja de entre los 11 y los 14 años. Hay que tener en cuenta que es importante hacerlo antes de que la mujer tenga relaciones sexuales, ya que si la mujer se contagia con el virus antes de ser vacunada, el fármaco ya no es eficaz.