El ayuntamiento estudia ampliar al máximo las sanciones por actos vandálicos

La nueva ordenanza de Convivencia Ciudadana, que será aprobada en la próxima comisión de seguridad ciudadana, el 12 de noviembre, determinará las cuantías de las sanciones por realizar actos vandálicos, como pueden ser los graffitis. El ayuntamiento deberá debatir este tema en la comisión, aunque su intención es aumentar hasta el máximo las multas por los actos más graves, sanciones que pueden alcanzar los 3.000 euros.

Los cuatro bloques que regula la nueva normativa cívica son: Respeto al paisaje urbano, Comportamiento cívico en la vía pública, Protección del Mobiliario urbano y Botellón. Todo para enseñar los deberes generales que conlleva la convivencia y el civismo.

Aunque también se ha acordado dar prioridad a las medidas educativas para los no reincidentes. El área de servicios sociales tiene un papel importante en esta nueva ley, se trata de imponer, no solo sanciones económicas, sino también de trabajo a la sociedad. Los no reincidentes podrán pagar sus sanciones con aportaciones a la sociedad.

Para ello, el ayuntamiento también se compromete a generar espacios para complementar la ordenanza. Por ejemplo, para evitar que las bicicletas circulen por las aceras se van a crear más carriles bici, o para que no se pinten graffitis en paredes de la ciudad se habilitarán espacios para poder pintar. Aunque al que no lo cumpla le puede suponer un buen desembolso. Actualmente una multa por pintar graffittis supone un coste de 150 euros, con la nueva ordenanza costará entre 1.200 y 3.000 euros.

Para elaborar el texto de la normativa se creó un grupo de trabajo formado por representantes de los distintos grupos municipales, de FAPAR, del Consejo de Juventud y de la Asociación de Barrios.

El concejal de Seguridad Ciudadana, Luis Felipe, afirma que para hacer la nueva normativa se han estudiado 15 ordenanzas de 15 ciudades distintas, con el objetivo de preservar el espacio público y limitar los comportamientos que alteren la convivencia ciudadana. No se trata solo de sancionar sino de enseñar. Por ello, las sanciones no solo serán económicas sino de trabajos de limpieza y de ayuda a la comunidad.