Fallece Justo Ojeda

2004110505 justo ojeda.jpg

El empresario y apoderado taurino Justo Ojeda fallecía en la mañana de este domingo en su domicilio de Zaragoza. El funeral tendrá lugar este martes en el cementerio de Torrero de la capital aragonesa a las 10:00 horas. Ojeda estuvo muy vinculado a la capital oscense durante casi tres décadas como empresario del coso taurino.

Justo Ojeda nació en Beas de Segura (Jaén) y se trasladó a vivir a Zaragoza a muy corta edad. Estuvo 27 años al frente de la plaza de toros de Huesca, como empresario. Su vinculación a la capital oscense fue más allá del mundo taurino, siendo una de las personas que a través de la feria taurina realizó una gran promoción de la ciudad en toda España. Por esto, el Ayuntamiento de Huesca le entregó la Parrilla de Oro de la ciudad en el año 2002.

En 2003 celebró sus bodas de plata al frente de la plaza de Toros. En aquel momento se mostraba muy satisfecho por tener el honor de ser el primer caso en la historia, en que un empresario estaba 25 años al frente de una plaza de toros municipal. Ojeda también destacó que se había llevado bien con todas las formaciones políticas, que habían gobernado durante esos años.

Desde su inicio como empresario en Huesca en 1978, Justo Ojeda logró situar a la feria taurina de San Lorenzo entre una de las más destacadas del panorama nacional. Ojeda siempre manifestó que Huesca era la ”niña de mis ojos" y realizó un esfuerzo importante para que por el coso taurino oscense pasaran las mejores figuras del toreo.

Además de Huesca, Justo Ojeda fue empresario a lo largo de su vida con la empresa Justo Ojeda SL, en la que estaban sus hijos Teresa y José Miguel, de plazas como Castellón, Badajoz, Calahorra, San Martín de Valdeiglesias, Hellín, Tarazona, Colmenar Viejo, Alfaro, Burgos, Zaragoza y en los últimos años en el Puerto de Santa María. Sus inicios estuvieron ligados también al Alto Aragón en Jaca, donde organizó también un festejo.

En los últimos años como empresario en Huesca destacó también por su apoyo a las promesas oscenses. Bajo su gerencia de la plaza, dos oscenses tomaron la alternativa, siendo los primeros toreros de la historia de Huesca, los hermanos Tomás y Diego Luna. Además de empresario, Justo Ojeda fue apoderado y ganadero.

La empresa de Justo Ojeda dejó de ser la responsable de la plaza de Toros de Huesca. 2005 fue su último año.