La Subdelegación anuncia que no bajara la guardia tras la inspección del Komi

El Subdelegado del Gobierno en Huesca, Ramón Zapatero, ha explicado en Radio Huesca Digital, que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado van a continuar con operaciones como la que el sábado pasado se llevó a cabo en el bar Komi de Huesca durante la que se detecto la existencia de ente 50 y 60 menores de edad en el establecimiento y la posesión de estupefacientes por parte de dichos jóvenes.

La operación forma parte del operativo global que el actual gobierno puso en marcha para controlar, vigilar y actuar en el entorno de los centros educativos y locales de ocio con el objetivo de impedir el consumo de drogas por parte de menores de edad.

La intervención del pasado sábado en el Bar Komi de la Calle Argensolas ha sacado a la luz pública la existencia de casi 60 menores de edad en un establecimiento al que tienen prohibida la entrada. También en la operación, la Policía Local y Nacional detectaron diversas cantidades de droga en posesión de los clientes.

El Expediente está abierto, sigue explicando Zapatero, a la espera de cerrar las investigaciones y averiguaciones. Por la misma causa, el Subdelegado todavía no ha facilitado el número de personas implicadas en dicho expediente.

Por su parte, el propietario del bar, Jesús Lampre, con quien ha podido hablar Radio Huesca Digital, ha señalado que el sábado pasado estaba lloviendo y que los jóvenes estaban en su local para guarecerse de la lluvia. Además, ese día el portero que se encarga de impedir la entrada a menores, se encontraba de asuntos propios.

Lampre continúa diciendo que en su bar no se trafica y que la tenencia de drogas por parte de los clientes es responsabilidad exclusiva de ellos.

La postura de Lampre es corroborada por la Asociación de Locales de Ocio que preside Rafel Barrio, quien, además, dice que los jóvenes falsifican incluso los carnets para poder acceder a los discobares nocturnos, sin que los propietarios puedan hacer nada.

Sin embargo el Subdelegado del Gobierno ha querido dejar claro que se va a ser duro e intransigente con actitudes como las detectadas el sábado y que se hará cumplir la ley, de ahí que haya anunciado que van a continuar las inspecciones en este o en otros establecimientos de las zonas de ocio, así como en el entorno de los colegios e institutos de la provincia.