El Vaticano admite la primacía civil en un litigio por arte en León

El Vaticano ha dictado una resolución en la que reconoce la primacía de la legislación civil en un litigio por arte en León que guarda una gran similitud con la reclamación de obras del Museo de Lérida por parte de la diócesis de Barbastro, según publica el diario Segre.

La resolución vaticana, emitida el pasado agosto por la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, afirma también que la tenencia pacífica de un bien durante un período determinado de tiempo genera su propiedad. Según el diario ilerdense, estos dos argumentos, la primacía de la vía civil y la generación de la propiedad, resultan determinantes en el litigio que mantienen las diócesis de Lérida y Barbastro-Monzón.

El litigio leonés se remonta a 2006, cuando las monjas de las Carmelitas Descalzas de Grajal de Campos, una localidad de León, tuvieron que abandonar el convento en el que habían residido durante más de un siglo a causa del deteriorado estado del edificio. Las monjas se instalaron en un convento de Toledo y se llevaron consigo algunas tallas. El obispo de Léon, Julián López, reclamó para su diócesis ante el Vaticano las dos cosas: el convento y las tallas. Pero la Santa Sede ha dicho que el convento es de las monjas porque ha transcurrido suficiente tiempo desde que lo ocuparan de buena fe, en el año 1981, como para sea considerado suyo. El Vaticano también recuerda al obispo “la firme obligación de las monjas carmelitas de atenerse a las disposiciones de la dirección general de Patrimonio”, de la Junta de Castilla-León, un reconocimiento tácito a la primacía de la legislación civil.

En el litigio por el arte sacro entre Barbastro-Monzón y Lérida, la Santa Sede siempre ha dado la razón a Barbastro-Monzón mediante los reiterados decretos emitidos, en los que obliga a Lérida a devolver las 112 piezas de arte puesto que considera que la propiedad es la diócesis aragonesa.

Comentarios