Casi un centenar de asistentes en la Jornada Trabajo sobre Salud y Alimentación

La reunión de trabajo anual que celebra FEACCU reunía este sábado en Huesca a casi un centenar de personas, bajo el lema "Salud y Alimentación". La presidenta de FEACCU, Trinidad Valdovinos, se mostraba satisfecha con la participación de representantes de las 102 asociaciones que forman parte de FEACCU.

Valdovinos subrayaba que con este tipo de jornadas de trabajo, FEACCU cumple con su objetivo de formar a sus asociadas.

En la inauguración de la jornada participaba el director general de Consumo, Francisco Catalán, quien abogaba por el consumo responsable y solidario, animando a trabajar en estas líneas de acción. Catalán anunciaba el interés de su dirección general por continuar colaborando con FEACCU-Huesca.

A continuación, Luis Moreno, profesor de la Universidad de Zaragoza y experto nutricionista que trabaja en varios programas de la Unión Europea sobre la alimentación infantil y juvenil, pronunciaba su ponencia “Fomento de la alimentación saludable en la población infantil”. Moreno considera que padecemos una epidemia de obesidad, desde el momento en que se da un número muy alto de estos casos en un período corto de tiempo. Hablaba de la influencia de la dieta y el sedentarismo en la salud y en los riesgos que conlleva una mala alimentación o la falta de actividad física. Una dieta equilibrada y un ejercicio físico permiten combatir factores de riesgo en enfermedades cardiovasculares.

Tras una pausa, Yolanda Quintana, responsable de Comunicación de CEACCU (confederación nacional a la que pertenece FEACCU-Huesca), presentaba la ponencia sobre “¿Sabemos lo que comemos? La importancia de leer las etiquetas”, dentro de la Campaña de Hábitos Saludables de CEACCU 2008.

Quintana partía del triángulo que forman la compra, el consumo y la salud, para profundizar en la necesidad de informarse sobre lo que comemos, para lo que es imprescindible la lectura atenta y crítica de las etiquetas. Tener la información adecuada supone ser más libre y racional a la hora de elegir, proteger la salud, sabiendo, por ejemplo, qué nutrientes debemos reducir y cómo identificarlos. Además, es útil para la economía familiar, no pagando más precio por productos que no nos ofrecen mayores beneficios.

Finalmente, Luisa María Noeno, Consejera de Salud y Consumo del Gobierno de Aragón, clausuraba la jornada. Noeno explicaba que elementos como el estilo de vida, el agua, la alimentación o el trabajo marcan el estado de nuestra salud. Una dieta equilibrada y una compra adecuada nos ayudarán a mantener una salud óptima, añadía.

El futuro, afirmaba, pasa por el agua y la alimentación. Alertaba sobre el hecho de que colectivos como los niños y adolescentes son los más vulnerables en esta cuestión y ha definido a la buena alimentación como el mejor medicamento. Ahora padecemos la enfermedad de la abundancia que se plasma en cuadros como la anorexia-bulimia y el sobrepeso, con influencias muy negativas en la vida futura de la persona afectada. De hecho, en la mujer actual el peso de las dolencias cardiovasculares es mayor que el del cáncer a la hora de fijar la causa de mortalidad, algo que hace pocos años no sucedía.

La mitad de la población infantil no tiene hábitos alimenticios saludables, lo que a juicio de la consejera es un dato desalentador. De ahí su decidida apuesta por una dieta equilibrada que, en el caso de Aragón, pasa por nuestra cocina tradicional, mediterránea, que no podemos perder.

Finalmente, la consejera de Salud y Consumo destacaba el papel del tejido asociativo en la provincia de Huesca en materia de consumo, considerándolo ejemplar.