La Jefatura de Tropas de Montaña asumirá este miércoles el mando de la misión en Afganistán

Ciudadela Jaca, soldados militares

Efectivos de la Jefatura de Tropas de Montaña, con sede en Jaca y que están llevando a cabo el relevo del contingente español en Afganistán, no se han visto afectados por el atentado mortal que se producía este domingo y que costaba la vida de dos militares. Este miércoles el contingente ASPFOR XXI, bajo el mando del Coronel Ramiro Jiménez, Jefe del Regimiento Galicia 64 de Jaca, asumirá el mando de la misión. Cerca de 400 militares componen este contingente que permanecerá en Afganistán durante cuatro meses.

Además, de los dos fallecidos, otros cuatro soldados resultaban heridos, uno de ellos de gravedad. El atentado suicida, reivindicado por los talibanes, se producía al sur de Herat. Un insurgente a bordo de una furgoneta hacía estallar un tanque. Los militares muertos pertenecen a la Brigada Ligera Aerotransportable de Figueirido (Pontevedra). Se trata del cabo primero Rubén Alonso (de Galicia) y del brigada Juan Andrés Suárez (de Asturias).

La semana pasada partían hacía Afganistán las dos primeras rotaciones del contingente español, que ya se encuentran en el país afgano. Este miércoles partirá la última rotación y la agrupación ASPFOR XXI, al mando del Coronel Ramiro Jiménez, asumirá el control de su área y se producirá la Transferencia de Autoridad con la ASPFOR XX. Las Tropas de Montaña estarán en Afganistán cuatro meses, constituyendo el Equipo de Reconstrucción Provincial en Qala-i-Naw y la Compañía de Reacción rápida del mando regional oeste con sede en Herat. El general Gumersindo Veiga, Jefe de las Tropas de Montaña, señalaba que son conocedores del riesgo que asumen, para ello desde el mes de mayo se les ha preparado para todo lo que se pueden encontrar. La zona de Bagdhis, es una de las menos conflictivas del país, no obstante “el riesgo existe”.