Conjura en Huesca contra la crisis

2004112424 Transportes Aragón.jpg

La crisis económica mundial, que protagoniza este año 2008, se adelantaba en el caso de Huesca al pasado 2007, con el cierre de la empresa Mildred. No obstante, la crisis está preocupando de forma especial en el momento presente y el Ayuntamiento de la ciudad se ha puesto manos a la obra en las últimas semanas, con el establecimiento de una serie de líneas estratégicas para la reactivación de la economía local.

El caso Mildred todavía sigue pendiente de resolución. Dos empresas concurren para hacerse con la subasta de las instalaciones de Mildred en Huesca. Ha habido más ejemplos de cierre en la capital oscense, uno de los últimos el de Apósitos Sanitarios de Aragón.

También hay buenas noticias, como la instalación en Huesca del centro de distribución en España de la maquinaria de la firma Kuhn Ibérica.

Las grandes bazas de la ciudad son pertenecer al corredor Huesca-Zaragoza, las obras de construcción de la autovía Pamplona-Huesca-Lérida, disponer de AVE y de Aeropuerto, la existencia del Parque Tecnológico Walqa y la futura Plataforma Logístico-Industrial Huesca Sur.

La comarca de la Hoya no quiere quedarse atrás en la lucha por conseguir el asentamiento de empresas en sus diferentes municipios. Almudévar, en pleno corredor Huesca-Zaragoza, sigue creciendo y La Sotonera contará con un polígono agroalimentario, con germen en Harineras Villamayor (que está ampliando sus instalaciones ubicadas en este municipio). Son tan sólo dos ejemplos.

SOMONTANO DE BARBASTRO

La situación en Barbastro y su comarca es preocupante. 75 de los 90 trabajadores de Poliamidas Barbastro, Polibasa, están afectados por el Expediente de Regulación de Empleo temporal. Los motivos del expediente son de organización y de producción, debido a la reducción de los pedidos de las empresas a las que suministras, que son principalmente derivados del sector de la producción. Este lunes está previsto que se reanuden las negociaciones.

Por otro lado, la situación sigue siendo crítica para Transportes Aragón. La culpa la tienen la pérdida de confianza por parte de las empresas del grupo nacional en el que está integrada operativamente y la falta de medios para desarrollar su actividad y atender a los clientes. Este problema afecta a las sedes de Transportes Aragón en Barbastro, Huesca, Zaragoza y Soria, que cuentan con sesenta y siete trabajadores.

A estas dos factorías, hay que añadir la constante desaparición de empleo en pequeñas empresas de la zona, por falta de carga de trabajo.CINCA MEDIO

En Monzón, la patronal y los sindicatos coinciden en respirar cierto optimismo. Aseguran que Monzón no será la ciudad que más sufrirá la crisis y que en los próximos meses habrá varias oportunidades. Aún así, Ercross, una de las empresas más potentes de Monzón, tiene listo un Expediente de Regulación de Empleo con motivo de la aplicación de un plan de mejora de la eficiencia desde hace dos años que reducirá la plantilla de 125 a 25 trabajadores. Además, muchos trabajadores no están viendo renovados sus contratos; por ejemplo, cada vez hay menos obras.

Se espera como agua de mayo el final de la autovía A-22, para saber si ese impulso industrial del que tanto se habla será real. La parte positiva también la ponen empresas como Metalogenia, que ha anunciado que contratará a 120 personas, y OPM, que comenzará contratando a 15 trabajadores para ampliar su plantilla hasta los 50 cuando esté en pleno funcionamiento. Todo esto es consecuencia del Plan de reindustrialización de Monzón.

BAJO CINCA

Una relativa buena campaña de fruta en el Bajo Cinca en lo que respecta a precios, aunque en la recta final no lo fue tanto, ha permitido amortiguar el duro golpe de la crisis en otros sectores productivos como la construcción. De momento, las grandes firmas industriales aguantan, pero las cifras invitan al pesimismo. La tasa interanual de paro ha crecido un 50%, un 20% en el último mes, prueba inequívoca de que la crisis se ha instalado en la comarca y el futuro no pinta nada bien.

El presidente de la asociación empresarial intersectorial del Bajo Cinca, Joaquín Tejera, muestra su optimismo en cuanto a la capacidad de las PYMES para saber sobreponerse a esta situación. Pero también se muestra preocupado en cuanto a las inversiones que deberán hacer las empresas que se quieran instalar en la Plataforma Logístico-Industriald e Fraga, ya que el contrato de compra de parcelas obliga a edificar en un plazo máximo de 3 años. Tejera ha anunciado que se pedirá una moratoria de 2 años más, hasta que se supere el bache.