Pizarra digital, ¿un gigante con pies de barro?

Los sindicatos FETE-UGT y HUSTE hacen varias consideraciones al Programa de Pizarra digital por el cual se dota a los Colegios Públicos de Infantil y Primaria y los Institutos de Enseñanza Secundaria de Aragón de ordenadores portátiles de pantalla táctil, uno de los programas estrella de la Consejería de Educación. Efectivamente ha logrado implantar y generalizar la informática en las aulas y en las familias de nuestro medio rural y se dispone a hacerlo en nuestro medio urbano con verdadero éxito.

El alumnado altoaragonés disfruta ya en un buen porcentaje de estos aparatos que permiten desmitificar la informática y hacerla “amigable” al ser humano. Los centros educativos de Aragón se han dotado además de acceso a Internet, lo que unido a la dotación de los “Tablet-PC” (ordenadores portátiles con pantalla táctil), genera unas nuevas dinámicas de trabajo en el aula gracias también al buen hacer del profesorado que guiado al principio por Asesores TIC (tecnologías de la información y comunicación) dirigen las enseñanzas en las aulas aragonesas de un modo diferente, usando las nuevas tecnologías de un modo natural y permitiendo la alfabetización digital de nuestros alumnos.

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce. La tercera pata que sujeta este banco (la primera es el profesorado y la segunda los equipos) y que es imprescindible, es el equipo técnico que sustenta el mantenimiento de todo el entramado tecnológico. Pensemos que hay que mantener en perfecto estado más de 2.000 equipos informáticos para su uso diario en las aulas; y cuando decimos en perfecto estado estamos diciendo con el software funcionando, la red operativa, el cable colocado, el hardware reparado, la configuración de red de cada equipo ajustada, el sistema operativo específico limpio y actuando. Estos 2.000 equipos deben ser mantenidos únicamente por 6 becarios, es decir 700 ordenadores por “becario”. FETE-UGT y HUSTE consideran inadmisible que todo este complejo sistema dependa técnicamente de 6 becarios que desarrollan un trabajo mal remunerado y que además ni siquiera tiene la consideración de tal. Por eso creen que este programa es un Gigante con pies de barro.

Al problema exclusivamente técnico y de rutina diaria hay que sumar un problema laboral de primer orden, al dejar en la precariedad de beca lo que debería ser un puesto laboral de técnico, donde los becarios, sin cotizaciones a la Seg. Social, sin tutor siquiera, se dejan la piel por lograr que en aquel pueblecito del Pirineo o de Los Monegros, los niños y las niñas no pierdan su clase por falta de software, o se esmeran en hacer que la “kedada” del Pío XII salga perfecta, o por lograr que la conexión con EE.UU. del colegio en programa British Council deje alto el pabellón tecnológico aragonés, o que aquella niña que debe permanecer en el hospital mantenga el contacto con la clase, gracias a una videoconferencia semanal que se puede realizar por el apoyo técnico de esta gente fantástica que ahora quieren echar.

Así pues, el problema está servido y la Administración educativa avisada. Los sindicatos FETE-UGT y HUSTE esperan que no llueva y los pies del gigante de la pizarra digital no se deshagan.

Comentarios