Antonio Calderón pendiente del estado de la plantilla

En la vuelta a los entrenamientos de la SD Huesca se mantienen las dudas sobre el estado físico de algunos jugadores de cara al choque de San Sebastián. Por un lado la buena noticia es que Erice ha entrado con el grupo y Sastre sigue entrenando con precaución, pero también podría estar, si no hay problemas durante la semana. Corona lleva una mano inmovilizada y tal cual está no puede jugar, aunque entrena con cuidado y sin poder realizar todo el trabajo y veremos que decisión se toma a la hora de poder colocarle una férula que le permita jugar.

Quienes no estarán seguro son Rubén Castro y Camacho a los que el Comité de Competición ha ratificado la sanción de un partido. El primero por su expulsión del domingo y el segundo por la cinco tarjetas que acumula.

Julián Vara sigue en Madrid solucionando temas relacionados con la muerte de su hermano y cuestiones burocráticas.

Además en el primer entrenamiento celebrado en Tardienta, Roberto y Ripa se retiraban con molestias sin importancia y no peligra su participación en el resto del trabajo de la semana y en el partido del domingo en Anoeta.

Tampoco la Real Sociedad anda muy sobrada ya que Lillo solamente disponía también de 16 jugadores del primer equipo en la vuelta al trabajo. Además se ha dado la baja de Mikel Alonso al que se le ha rescindido el contrato y que no entraba en los planes de los donostiarras.

Será un partido complicado, pero el Huesca tiene la esperanza de romper la racha negativa lejos del Alcoraz donde ha perdido en las dos últimas salidas a Salamanca y Madrid contra el Rayo Vallecano.

Por otro lado, las entradas que ha enviado la Real a la SD Huesca se están vendiendo en la sede del club y en principio se espera que además de las 250 sean muchos más los seguidores que viajen a la capital donostiarra para animar al equipo de Antonio Calderón.

Comentarios