CHA presenta alegaciones a la actualización del Plan de Gestión Integral de Residuos de Aragón

El miércoles de la semana pasada el grupo municipal de CHA en el ayuntamiento de Huesca presentaba una serie de alegaciones al Borrador del Plan de Gestión Integral de Residuos de Aragón (GIRA) 2009-2015 y su informe de sostenibilidad ambiental. El documento hace una serie de apreciaciones que afectan a la capital oscense y menciona la polémica generada con el nuevo Vertedero de Residuos Sólidos Industriales No Peligrosos.

 

Sin embargo, según apuntan desde esta formación, no se conocen los datos reales de la cantidad de residuos generados, se sigue trabajando con estimaciones, con lo que es imposible hacer una política seria sobre la gestión de este tipo de residuos. Desde el inicio de la polémica, en el mes de Junio, CHA pide en la Comisión de Medio Ambiente los datos exactos de Huesca, Sabiñánigo y Jaca, y se muestran sorprendidos del desconocimiento de ellos y de la incapacidad para conseguirlos de Germán Sanromán, máximo responsable de este servicio en el Ayuntamiento de Huesca. Aseguran que la situación todavía es más grave puesto que el Gobierno de Aragón no tiene esos datos y se lanza a la actualización del Plan Integral de Residuos.

 

Señalan también que no saben cómo intentarán convencerles ahora que tienen diseñada una planificación eficaz sin contar con una información tan básica e imprescindible; mantienen que resulta inaudito que tanto Gobierno de Aragón como Ayuntamiento de Huesca, sin conocer el volumen de residuos sólidos industriales no peligrosos que se generan, se lancen a realizar un plan para gestionarlos sin que les quepa ninguna duda de su idoneidad, por lo que la política para la instalación del nuevo vertedero ha sido la de los hechos consumados, sin consultar a ninguna asociación de vecinos.

 

Según Luis Gállego, concejal de CHA en el ayuntamiento de Huesca “si contáramos con los datos reales de la producción de residuos industriales no peligrosos no se habría generado la polémica que ahora existe; sabiendo dónde se producen en mayor cantidad, en lugar de ver como los concejales Sanromán y Lafuente jugaban al monopoly, podíamos haber definido con acierto la ubicación del vertedero. Cuatro años después de la puesta en marcha del Plan integral, no tener datos reales de producción significa que quien gestiona no debería seguir haciéndolo, bien por incompetente, bien por ocultar datos”.

“También anuncian compensaciones por la instalación del vertedero en Huesca, pero teniendo pendientes las obras de restitución en Apiés por la construcción del pantano de Montearagón por no haber exigido a las administraciones lo que nos corresponde, tal anuncio nos produce una duda más que razonable. De todas formas, deseamos que triunfe la cordura y se acuerde la ubicación entre todas las partes: administraciones, vecinos, productores y gestores”, concluye Gállego.

  

Comentarios