El Gobierno de Aragón implantará dos nuevas líneas de ayuda para el viñedo aragonés

Bodegas Fábregas, de la D.O. Somontano, viñedos

El Departamento de Agricultura y Alimentación pretende apoyar a las viñas de mayor antigüedad, fundamentalmente garnachas, que desempeñan una función esencial en la conservación de nuestro paisaje tradicional y en la lucha contra la erosión de los suelos en zonas de pendiente

El Departamento de Agricultura y Alimentación del Gobierno de Aragón tiene previsto implantar en 2009 dos nuevas líneas de ayuda para el viñedo aragonés. El Ejecutivo ya ha enviado esta propuesta para su validación por parte de la Comisión Europea. Con estas medidas, el Gobierno de Aragón pretende apoyar y proteger del arranque propuesto por la Unión Europea ciertas variedades que se han convertido en el buque insignia de los vinos aragoneses. Se trata de las viñas de mayor antigüedad, fundamentalmente garnachas, que desempeñan una función esencial en la conservación de nuestro paisaje tradicional y en la lucha contra la erosión de los suelos en zonas de pendiente.

Una de las medidas de ayuda es “Agricultura de conservación en cultivo de viñedo en zonas semiáridas y pendientes pronunciadas”. Con ella se quiere apoyar a la garnacha vieja (la que tiene una antigüedad de 20 años), puesto que se ha convertido en una de las variedades más demandadas por el mercado por la calidad que ofrecen sus vinos. El Gobierno de Aragón ha propuesto una ayuda de 432 euros por hectárea.

La otra media es “Agricultura ecológica en cultivos de viñedo de zonas semiáridas y pendiente pronunciada”. La ayuda, en este caso, seria de 611 euros por hectárea.

El Gobierno de Aragón pretende, con estas medidas de apoyo, mantener la producción en aquellas zonas donde se cultiva garnacha. Las viñas viejas de garnacha tienen una producción baja y de ellas se extraen unos caldos de gran calidad, muy bien aceptadas y demandas por los mercados nacionales e internacionales. De la misma manera, el Departamento de Agricultura y Alimentación pretende frenar el arranque de viñas aprobado por la Unión Europea en la nueva Organización Común del Mercado del sector del vino.