Frío y nieve en esta última semana del mes de noviembre

La semana comenzará con tiempo inestable y frío, especialmente en la zona norte de la provincia. En Huesca capital la probabilidad de lluvia es del 65 % mientras que en zonas como Sallent de Gallego es del 95 % y además en forma de nieve. Un sistema frontal será el responsable del aumento de la nubosidad que sufrirá la provincia de Huesca en el inicio de esta semana. Las nubes se concentrarán en el Pirineo oscense , donde se esperan precipitaciones, que serán en forma de nieve en el Pirineo en torno a los 1.000 metros para ir bajando hasta los 600 m. El fin de semana ha resultado muy desapacible en las pistas de esquí. El viento yla nieve han sido protagonistas

El Centro de emergencias ha situado el nivel de alerta naranja por nevas pudiéndose acumular 25 cm de nieve.Las temperaturas comenzarán un descenso que será más acusado en la jornada del martes.

En Huesca las máximas este lunes no superarán los diez grados. El viento alcanzará en la capital oscense rachas de hasta 30 km por hora mientras que en el Pirineo el viento será furte con rachas muy fuertes. Las temperaturas seguirán descendiendo y el martes en Huesca no superaremos los siete grados de máxima. A partir del miércoles por la noche se registrarán heladas hasta llegar a los tres bajo cero pero ya sin precipitaciones

MARTES

Todas las precipitaciones que se produzcan en el Pirineo oscense serán en forma de nieve. En el resto de la provincia habrá nubes y chubascos ocasionales, con una cota de nieve que descenderá hasta los 900-1.000 metros. Soplará viento intenso del norte, con rachas fuertes en zonas altas. Nuevo descenso térmico.

NEVADA EL DOMINGO EN PISTASLa nieve ha sido la protagonista (domingo) en las estaciones de esquí del Pirineo Aragonés. Esta nieve llega en un momento muy oportuno, de cara al mes de diciembre que es el que marca el pulso de la temporada invernal.

El fin de semana no ha sido el más óptimo para la práctica del esquí y es que el sábado el viento provocó el cierre de Astún y Formigal, quedando sólo abierta parcialmente Candanchú. Este domingo con el cielo cubierto y nevando, tampoco era el día perfecto, pero de cara a las próximas semanas, esta nieve caída es como ‘agua de mayo’. Y es que aunque algunas estaciones ya se pusieron en funcionamiento el pasado sábado y domingo, se esperaba al último fin de semana de este mes para que las estaciones de esquí aragonesas funcionaran al cien por cien. Así, con las precipitaciones de este domingo, parece que, por lo menos los centros invernales pirenaicos, tendrán nieve para los próximos días, si no hay un cambio brusco en el tiempo y ascienden las temperaturas.

La estación de Aramón Formigal que el sábado no pudo funcionar por el viento abría este domingo con nueve remontes y veintitrés pistas, lo que suponía un total de veintinueve kilómetros esquiables. Por su parte, la estación de Candanchú funcionaba con once remontes, quince pistas, y trece kilómetros esquiables, y Astún que tampoco el sábado pudo abrir por el fuerte viento, abría con nueve remontes y veintisiete pistas, lo que suma un total de veintitrés kilómetros esquiables. En las tres estaciones la nieve ha marcado este domingo.

Aunque habrá que esperar para ver cómo evoluciona este frente frío, el trabajo en los centro invernales esta semana va a ser intenso, y es que ahora hay que pisar la nieve caída y acondicionar todas las pistas de cara a las próximas semanas, ya que las intenciones de los responsables de las estaciones era abrir a partir del 29 de noviembre de forma ininterrumpida.

Comentarios