64 conductores denunciados en Huesca por usar el móvil durante la conducción

móvil conducción

La Guardia Civil de Tráfico ha denunciado en Aragón a un total de 176 conductores por hablar por el teléfono móvil mientras conducían. Durante los 14 días que ha durado la campaña han sido controlados en Aragón 39.868 vehículos. De los 176 denunciados, 89 lo han sido en la provincia de Zaragoza, 64 en Huesca y 23 en Teruel. Las denuncias se han producido durante la última campaña de control de uso del móvil en el coche, que ha desarrollado la Dirección General de Tráfico (DGT) entre los días 12 y 25 de este mes bajo el lema ‘Hay historias que acaban por el móvil’.

Las cifras de esta campaña son ligeramente superiores a las obtenidas en la anterior iniciativa de este tipo llevada a cabo por los agentes de la Benemérita en las carreteras de la Comunidad en las mismas fechas del año pasado. Entre el 12 y el 25 de noviembre de 2007, fueron controlados 50.273 vehículos y denunciados 160 conductores, 79 en la demarcación provincial de Zaragoza, 62 en la de Huesca y 19 en la de Teruel.

Según diversos estudios, el uso del teléfono móvil es un factor que multiplica por cuatro el riesgo de sufrir accidentes. Mientras se habla por teléfono, aunque sea manos libres, se pierde la capacidad de concentración necesaria para conducir: no se mantiene una velocidad constante, la distancia de seguridad no es suficiente con el vehículo que circula delante y el tiempo de reacción aumenta considerablemente entre medio y dos segundos, dependiendo del conductor.

La distracción aparece como factor concurrente en un 38% de los accidentes con víctimas. Tras minuto y medio hablando por el teléfono móvil, el conductor deja de percibir el 40% de las señales, su velocidad media baja un 12%, el ritmo cardiaco se acelera bruscamente y se tarda más en reaccionar. Además, la peligrosidad por el uso inadecuado del mismo puede llegar a ser equiparable a la conducción con exceso de alcohol.

Desde la DGT se aconseja a los ciudadanos, sean conductores o no, que antes de llamar a un móvil piensen si el destinatario puede ir conduciendo. En caso afirmativo, no deberíamos de llamar ya que todos somos responsables y, por supuesto, el conductor no debe cogerlo ni realizar llamada alguna. También es conveniente comprender que, como peatones, vamos abstraídos en la conversación y caminamos ajenos a los riesgos viales.

La Ley de Seguridad Vial, en su artículo 65, fija que es infracción grave “conducir utilizando cascos o auriculares conectados a aparatos receptores o reproductores de sonido, el uso durante la conducción de dispositivos de telefonía móvil o cualquier otro medio o sistema de comunicación que implique su uso manual…” Corresponde a este tipo de infracción grave una sanción de multa de 150 euros y la detracción de tres puntos.